Es una diligencia dentro de la causa por sedición contra el mayor Trapero

La Audiencia Nacional ordena a los Mossos que identifiquen a los agentes que actuaron el 1-O

Exige los TIP’s (el número de identificación policial) de los policías autonómicos que dirigieron, coordinaron y ejecutaron el dispositivo

La Audiencia Nacional ordena a los Mossos que identifiquen a los agentes que actuaron el 1-O
Discusiones entre la Policía y los Mossos. EF

Se pregunta si intervino la Guardia Civil o la Policía Nacional en el centro, a qué hora, si hablan antes con la dotación de los Mossos, si piden su colaboración y un breve resumen de lo que pasó

Se va apretando el nudo. La Audiencia Nacional ha ordenado a los Mossos d’Esquadra que identifiquen a los agentes de la policía catalana que intervinieron en el dispositivo para impedir la celebración del referéndum del 1-O, en el marco de la causa en la que está imputado por sedición el mayor, Josep Lluís Trapero.

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha encargado a la policía catalana, a instancias de la Fiscalía, que detalle el número profesional (TIP) de los Mossos d’Esquadra desplegados el pasado 1 de octubre y qué actuación llevaron a cabo para evitar la votación, que había sido suspendida por el Tribunal Constitucional.

Esta diligencia se incluye en la causa abierta por sedición al mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, a raíz del asedio a la Guardia Civil en el registro de la consellería de Economía el pasado 20 de septiembre, que la Fiscalía pretende ampliar ahora a la pasividad de la policía catalana para impedir el referéndum.

Después de que la Fiscalía pidiese cárcel para Trapero tras su comparecencia en la Audiencia Nacional el pasado lunes, la juez acordó dejarle en libertad pero le impuso como medidas cautelares comparecencias quincenales, la retirada del pasaporte y prohibición de salir de España y la fijación de una persona y un domicilio para estar localizable.

Investigación de Asuntos Internos

La Jefatura de los Mossos d’Esquadra ha pedido a todos los participantes del dispositivo de seguridad durante el referéndum del 1 de octubre que elaboren «de forma urgente y a la mayor brevedad posible» un informe donde detallen escrupulosamente todas las acciones que realizaron ese día.

En una circular interna, a la que ha tenido acceso Europa Press, piden a través de los jefes de turno que los agentes detallen todas sus actuaciones en el punto de votación en el que estuvieron destinados en un informe breve, que no es para entregar directamente a la autoridad judicial, sino para confeccionar un informe general de todo lo sucedido, indica el texto.

Lo argumentan por que, pese a que en muchas de las actas que se confeccionaron quedan reflejados muchos de estos hechos, en otros el relato es muy genérico y hay que aportar más información.

Detallan que en el informe se deberá hacer constar la situación en el punto de votación al llegar la patrulla, los diferentes intentos para acceder y los resultados de estos intentos, el número de personas concentradas por franjas horarias, cuántas veces se solicitó apoyo a la sala regional de mando, qué impedimentos tuvieron para recoger urnas y documentación e identificación de personas y vehículos.

Paralelamente, los Mossos han abierto una información reservada para determinar si hubo alguna actuación individual de algún agente que ese día incumplió las órdenes de la Jefatura, en las que pedían cerrar los colegios e impedir el referéndum en cumplimiento de una orden del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC).

Así se le trasladó a la juez Mercedes Armas, que instruye la querella contra el Govern por la convocatoria del 1-O, en un informe entregado sobre la actuación de Mossos ese día.

Fuentes sindicales consultadas por Europa Press han expresado su «preocupación máxima» por la seguridad jurídica de los agentes que trabajaron ese día, que recibieron órdenes, las intentaron cumplir y que ahora pueden verse inmersos en procesos judiciales.

Critican que ahora se abra una información reservada contra los agentes y afirman que, de la manera como estaba diseñado el dispositivo, era muy difícil dar cumplimiento a la orden judicial de impedir el referéndum, con solo dos o cuatro agentes por colegio.

«Estos agentes cumplían órdenes diseñadas y pensadas por otros que no son agentes», por lo que piden que no se les ponga a ellos en el punto de mira y que si alguien debe dar explicaciones son los mandos del cuerpo.

La Guardia Civil mete en vereda en varias ocasiones a Mossos que apoyan el referéndum ilegal

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído