Política
Mossos catalanes y policías nacionales discuten a las puertas de un instituto, el 1-O de 2017. EF

Un juez de Cornellà de Llobregat (Barcelona) ha citado a declarar como investigados para el próximo mes de diciembre a siete miembros de la cúpula de los Mossos d'Esquadra por un delito de desobediencia, por su vergonzosa pasividad a la hora en que debían haber impedido el referéndum del 1-O.

El Juzgado de Instrucción 3 de Cornellà de Lobregat (Barcelona) ha citado como investigados para declarar el 13 de diciembre a los comisarios de los Mossos d'Esquadra Ferran López, Joan Carles Molinero y Emili Quevedo por desobediencia durante el referéndum del 1 de octubre.

El juez cita igualmente como investigados para el día 12 de diciembre a la jefa de asesoramiento jurídico de la dirección general de los Mossos, María Paz Martí, al comisario Francisco Javier Gámez, y a los intendentes Antoni Verger y Amadeu Domingo.

El juez abrió estas diligencias el 4 de octubre de 2017 "ante la posible comisión de delitos de desobediencia y otros" por la actuación de los Mossos durante la jornada de votación.

En un auto, el titular del juzgado acuerda esas imputaciones, después de que la magistrada de la Audiencia Nacional Carmen Lamela rechazara asumir la causa por desobediencia que el magistrado le remitió, para que la uniera a la investigación sobre el "major" Josep Lluís Trapero.