Política
Carlos García Juliá en la actualidad y cuando participó en la 'Matanza de Atocha' en 1977. EP

Carlos García Juliá llevaba una vida ejemplar. Tuvo dos oportunidades para no pasarse gran parte de su vida en la cárcel y no pensaba jugársela una tercera (La misma Carmena que perdonaba asesinos etarras exige castigo para el asesino ultraderechista).

Hace 41 años, en 1977 fue encarcelado por haber asesinado a 5 empleados, cuatro de ellos abogados laboralistas, de un despacho vinculado a Comisiones Obreras y el Partido Comunista (PCE), en lo que se conoce como la ‘Matanza de Atocha'.

Fue condenado a 193 años de cárcel pero 15 años después consiguió que un juez -en una decisión muy cuestionada entonces- le dejara en libertad condicional (Grotesca Calvo: llama anticonstitucional a Vox la misma que está en el cargo gracias a los amigos de Otegi y Junqueras).

Aprovechó ese permiso para fugarse. Volvió a ser detenido en Bolivia por un delito de tráfico de drogas y consiguió huir de nuevo (Trompeteo vomitivo de TV3 y ETB a Arnaldo Otegi: "Fui a la cárcel por hacer desaparecer la violencia").

Desde el año 2000 se le perdió la pista y la principal razón de que se haya tardado casi 20 años en localizarle es que ha sido el fugitivo perfecto (Atrapan en Brasil a Carlos García Juliá, uno de los asesinos de los abogados comunistas de Atocha).

Ciudadano ejemplar

Este exmiembro de una organización de la ultraderecha descubrió que la mejor manera de permanecer anónimo y no ser descubierto era convertirse en el ciudadano ejemplar. Y eso hizo.

Ha sido sólo una pista importante hallada por la Policía Nacional lo que les permitió ir tras la pista y descubrir que el ciudadano venezolano inscrito en el Registro Nacional de Extranjeros de Brasil bajo el nombre de Genaro Antonio Materan Flores en realidad era Carlos García Juliá, perseguido por la Justicia española desde 1994.

Fue detenido el pasado 5 de diciembre de 2018, cuando salía de su casa para ir a trabajar y le abordaron tres agentes de la Policía Federal brasileña vestidos de paisano. Inicialmente, negó todo e insistió en su cobertura:

Según relatan a La Vanguardia fuentes de la investigación, su localización ha sido tan complicada por varias razones pero principalmente porque este fugitivo aprendió que lo mejor era pasar lo más desapercibido posible.

En veinte años no ha cometido ni una sola infracción, ni una multa de tráfico, ni un problema administrativo.

En los últimos años ha tenido tres domicilios en Brasil. El último, donde residía, estaba en Sao Paulo, en una zona de nivel medio. Vivía con su pareja, tenía un trabajo en la empresa de transporte Uber aunque los investigadores también le relacionan con trabajos de ganadería y agrícola.

Vivía en un piso en un barrio céntrico de nivel medio, acompañado de su pareja sentimental, una ciudadana de nacionalidad brasileña, y perfectamente empadronado.

Dobló la identidad de un venezolano

A sus 63 años, residía sin hacer ruido en una zona desamparada de un barrio del centro de São Paulo llamado Barra Funda. Tenía pareja, Ray, una mujer de pelo negro, más joven que él. 

García Juliá tenía un coche a nombre de su mujer, con el cual ejercía de conductor para Uber. Lo cogía por la mañana y no volvía hasta la noche.

Ahora, la Policía Nacional junto a la Policía Federal Brasileña tienen que determinar si su pareja conocía su doble identidad y le estuvo ayudando a ocultarse de las autoridades o estuvo también engañada.

Esta ha negado conocer su identidad real y siempre pensó que estaba con un ciudadano venezolano. García Julia ra tan discreto en lo que hacía que lo único que llamó la atención de las autoridades fue lo que no hizo: renovar su documentación. Había tardado ocho años desde que llegó a Brasil en registrarse como extranjero en 2009 y debería haberlo hecho de nuevo en 2011.

La segunda clave para que haya conseguido ocultarse durante tantos años es que la identidad que estaba utilizando era de un ciudadano venezolano real, que vive en Venezuela y a quien dobló la documentación.

García Juliá sabía que si daba un paso en falso, la Policía podría averiguar que había dos personas con la misma identidad.

Cuando se fugó de España aprovechando un permiso penitenciario en 1994 cometió un error, que le llevó a una cárcel en Bolivia por un delito de tráfico de drogas. La suerte que tuvo es que la Audiencia Nacional tardó tiempo en descubrir que su fugitivo había sido recluido en una cárcel extranjera y para cuando las autoridades españolas se dieron cuenta, éste había conseguido fugarse de la cárcel.

A partir de ahí, cambió de estrategia. Se alejó de cualquier vida delincuencial, se separó de movimientos de extrema derecha y comenzó una vida ejemplar para su supervivencia.

Es más, los investigadores consideran que si hubiera recibido fondos de movimientos ultraderechistas se le hubiera detectado con anterioridad. Se movió por varios países como Venezuela, Chile o Argentina hasta que se instaló en Brasil.

Una detención sin resistencia

Después de tantos años, García Juliá estaba muy seguro de sí mismo. Tanto que, según fuentes de la investigación, cuando llegaron los agentes de la policía federal brasileña -que se encargaron de la detención tras la investigación de la Policía Nacional- no puso ninguna resistencia. Parecía estar convencido que no averiguarían quién era en realidad.

Fue sólo cuando fue trasladado a dependencias policiales y tras ver los pesquisas obtenidas sobre él cuando reconoció su identidad, Carlos García Juliá, madrileño nacido en 1955 y responsable de cinco asesinatos y otros cuatro no consumados.

Llegó a Brasil en 2001 por Pacaraima, una empobrecida ciudad del estado brasileño de Roraima y fronteriza con Venezuela, pero tan sólo solicitó su registro de extranjero en 2009, cuando se presentó como Genaro Antonio Materán, de nacional venezolana.

Las autoridades brasileñas, sin embargo, comenzaron a desconfiar después de que no renovara sus documentos, una pista que llevó esta semana a su detención a las puertas del domicilio de su pareja, de nacionalidad brasileña.

Traslado a una prisión federal

Las autoridades españolas solicitaron entonces a Brasil su detención con fines de extradición y su arresto fue autorizado por el Tribunal Supremo de Brasil (STF).

"Importante determinar que ha sido un trabajo laborioso, con mucho método y mucho sistema. Teníamos noticias de que podía estar en algún país de Latinoamérica y que estaba usando una identidad falsa. Estuvimos cruzando datos con diversos países. Tuvimos la suerte y el trabajo de encontrar una pista importante", explicó el comisario español Marcos Frías Barbens.

Ahora no sólo tendrá que ir a España a cumplir los 10 años de condena que tiene pendientes sino que tendrá que afrontar los posibles nuevos delitos que ha cometido, primero por obstrucción de la Justicia y otro por falsificación de documento público, un delito federal que tendrá que ser perseguido por la Justicia brasileña, además de estudiar si ha podido cometer más delitos durante sus años de anonimato.

Tras su detención en la noche del miércoles en Sao Paulo, García Juliá será trasladado a una prisión federal brasileña hasta que la Audiencia Nacional tramite el proceso de extradición para su entrega.