El Tribunal Supremo activará hoy la orden de detención internacional contra la sudorosa Anna Gabriel

Cachondeo en Twitter con Anna Gabriel tras hacerse pija y cambiar su ‘look’: «¡Por fin se ha lavado el pelo!»

La exdiputada de la CUP justifica su huida alegando que "no hay garantías" de que tenga "un juicio justo"

Cachondeo en Twitter con Anna Gabriel tras hacerse pija y cambiar su 'look': "¡Por fin se ha lavado el pelo!"
La fugada Anna Gabriel (CUP), antes y ahora. PD

Se ríen de Anna Gabriel en la redes sociales tras hacerse pija y cambiar su ‘look’: “¡Por fin se ha lavado el pelo!”

Con el pelo lavado, maquillada y peinada estilo ‘ama de casa atareada‘, la anticapitalista, antisistema y revolucionaria Anna Gabriel explica su fuga ante los medios de comunicación suizos (La cupera se da la fuga y cambia de look ‘para despistar a la Guardia Civil’):

«Como no tendré un juicio justo en casa, he buscado un país que pueda proteger mis derechos».

Su cambio de ‘look‘ no ha pasado desapercibido en las redes sociales, donde el cachondeo es masivo desde este 20 de febrero de 2018 tal y como recoge ‘Caso Aislado’:

«Se ha quitado el flequillo para aparecer en suiza como una chica angelical atropellada por un gobierno franquista».

Otros usuarios de Twittewr hacen referencia a su pelo: «Por fin se lo ha llavado. Llevaría años sin usar champú».

Coñas aparte, el juez del caso 1-O, Pablo Llarena, dictará este 21 de febrero de 2018 una orden internacional de detención contra la sudorosa Anna Gabriel si no acude, como ha anunciado, a declarar como investigada en el Tribunal Supremo (TS).

La orden se cursará obviamente también a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado por si la exdiputada de la CUP volviera a España. La orden interna­cional es el paso previo obligado para plantear después una petición de extradición.

Con Suiza existe un tratado de extradición en vigor y, en principio, en círculos del Supremo se da por hecho que esta petición será formulada.

Pero las dudas se centran en el momento en que se llevará a cabo esta iniciativa. En principio, hay un plazo tasado, que suele ser de cuarenta días desde la petición de detención.

El propósito del Supremo es reactivar la euroorden de detención contra el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont a principios de abril. Estaría la posibilidad de que el auto de procesamiento, que detallará las acusa­ciones contra Puigdemont, se utilice también como pieza básica para pedir la extradición de Gabriel.

En todo caso, las imputaciones contra Puigdemont son de una gravedad mucho mayor que las referidas a la exdiputada de la CUP, contra la cual ninguna de las acusaciones ha pedido hasta ahora ninguna medida cautelar, habiendo podido hacerlo, al menos desde el 22 de diciembre, cuando el juez Llarena le comunicó que quedaba incluida como investigada en el procedimiento judicial abierto en el Supremo.

Tal y como anunció ayer, la reacción de Gabriel será negarse a la extradición, y forzará todas las vías y recursos si hace falta ante la Oficina Federal de Justicia, el Tribunal Penal Federal y el Tribunal Federal. Un proceso que, en caso de que se cumplan todos los pasos, podría durar un año.

La anticapitalista se muestra convencida de que la petición sería rechazada, por lo que aseguraba en una entrevista al diario suizo Le Temps que intentará instalarse en Ginebra para reanudar su actividad como profesora de Derecho.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído