Otras reclusas se turnarán a partir de ahora para dormir con la autora de la muerte del pequeño Gabriel Cruz

El motivo de una presa asesina para no querer seguir cuidando a la bruja de Ana Julia

El motivo de una presa asesina para no querer seguir cuidando a la bruja de Ana Julia
Ana Julia RS

No quiere seguir haciendo de ‘presa sombra’, como se llama en el argot carcelario a aquellas mujeres que cuidan de otras reclusas que están en riesgo de suicidarse en un momento dado. (La presa asesina que tiene que aguantar los humos de una dopada Ana Julia).

La argentina de 45 años que mató a su marido hace unos años, y que vigilaba a la asesina confesa del pequeño Gabriel Cruz en la cárcel almeriense de El Acebuche, dice estar agobiada por el «acoso mediático» que sufre tras darse a conocer su condición, -que no identidad-, y prefiere irse de la celda que comparte con Ana Julia Quezada desde que el pasado jueves 15 de marzo de 2018. No quiere que al final se revele su identidad y sufrir por ello represalias. Hasta ahora ha estado con ella las 24 horas del día. La acompañaba a comer, al baño, a todas partes. (La aterradora carta del asustado funcionario que vigila a la bruja de Ana Julia).

Según da cuenta ‘La Vanguardia‘, a partir de ahora las propias reclusas se han organizado para dormir con Ana Julia en un turno rotatorio. Desde que la dominicana llegara a la prisión, -desde entonces lo único que hace es fumar sin parar y tomar café-, el ambiente en el centro penintenciario se había tensado a causa de la presión mediática. La nueva interna no fue bien recibida. Sus compañeras pintaron pescaítos por las paredes de la prisión.

En consecuencia, los funcionarios la mantienen bajo vigilancia para garantizar su seguridad. La mujer permanece en aislamiento y bajo tratamiento en el módulo de mujeres de la cárcel de la capital almeriense, según ha confirmado en diversas ocasiones a los medios su abogado, Esteban Hernández Thiel.

«Una vez entra es una reclusa más con una interna de prevención de suicidios. Una vez se estabilice, seguirá una vida normal con las demás internas»,

apunta el delegado de la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) en el centro penitenciario El Acebuche de Almería, César Salmerón.

Marlasca: «El padre de Gabriel sospechaba de Ana Julia y tuvo que hacer un papelón»

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído