Tras el revés de los tribunales alemanes en el caso del procès

Si el Tribunal Supremo echa mano a Puigdemont, podría condenarlo a 12 años de prisión

Será juzgado por malversación agravada, castigada con una pena mayor

Si el Tribunal Supremo echa mano a Puigdemont, podría condenarlo a 12 años de prisión
El prófugo Carles Puigdemont. EF

Llarena establece que fueron malversados 1,6 millones de euros

Ante el revés que ha sufrido la justicia española por el tribunal competente de Alemania en el caso de Puigdemont -los jueces de este país no aprecian la violencia necesaria para sostener el delito de rebelión y han decidido liberar al líder de JxCat-, el Tribunal Supremo se prepara para juzgar al expresidente catalán por el único delito que los jueces germanos le atribuyen, el de malversación.

Eso sí, el juez Llarena se inclina por acusarle de una malversación agravada, castigada con hasta 12 años en prisión, relata el diario El País, que cita fuentes del alto tribunal español.

Según el Código Penal, en los casos en los que la malversación de fondos públicos supera los 250.000 euros, este delito adquiere una faceta de mayor gravedad y la pena de cárcel aumenta hasta los 12 años. 

El juez Llarena establece que el dinero público malversado por la Generalitat para la realización del referéndum ilegal del 1-O y la articulación del proceso independentista se eleva hasta los 1,6 millones de euros, lo que supera con creces la cifra del Código Penal. 

Expectación ante la prisión de Neumünster

Por otra parte, decenas de medios de comunicación esperan a las puertas de la cárcel de Neumünster (norte de Alemania) la salida de prisión del  golpista expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont.

La Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein acordó en la tarde del jueves su libertad condicional bajo fianza de 75.000 euros y descartó tramitar su extradición por el delito de rebelión, por el que le reclamaba la justicia española junto al de malversación de fondos públicos.

Anoche una funcionaria de la prisión informó a los periodistas de que no se podía esperar que el político independentista abandonara la cárcel antes de las 7.00 (5.00 GMT) de este viernes y antes de esa hora numerosos periodistas ya se habían concentrado en el lugar.

Una veintena de cámaras de medios alemanes, españoles y agencias internacionales esperan registrar la salida del malandrín y algunos vecinos de la localidad se han acercado a llevarles café y dulces, como en días anteriores.

Ante la cárcel sigue también el simpatizante independentista Eduard Alonso, vecino de Girona como Puigdemont, que llegó a Neumüster el viernes de la semana pasada para mostrarle su solidaridad y ha hecho guardia desde entonces en el lugar.

«Nos vemos mañana. ¡Muchas gracias a todos!», señaló el fugado expresidente autonómico tras conocer la decisión judicial en su cuenta de Twitter, que gestiona su equipo desde que ingresó en la cárcel el pasado 25 de marzo. 

Ese mismo día había sido detenido por la policía alemana poco después de cruzar la frontera con Dinamarca en aplicación de la euroorden dictada por España y desde entonces ha permanecido en prisión.

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) anunció en la noche del jueves que ya había hecho efectiva la transferencia de 75.000 euros para pagar la fianza impuesta por la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein, a quien sin embargo aún no constaba el pago a primera hora de esta mañana.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído