Beta Forn, Oriol Sànchez y Laura Turull:

Los hijos de Forn, Oriol y Turull: «Nuestros padres no son violentos”

Los hijos de los líderes independentistas hablan por primera vez en un medio de comunicación

Los hijos de Forn, Oriol y Turull: "Nuestros padres no son violentos”
Beta Forn, Oriol Sànchez y Laura Turull RS

Es inevitable ver en los rostros de Laura, Beta y Oriol los rasgos de sus padres. Las cejas, la nariz, los labios, recuerdan a tres cargos que durante los últimos meses han aparecido a diario en los medios. Estos jóvenes universitarios, de entre 19 y 20 años, son los hijos de Jordi Turull (exconseller de Presidencia), Joaquim Forn (exconseller de Interior) y Jordi Sànchez (expresidente de la ANC).

Sànchez lleva más de 6 meses en prisión. Forn ingresó en Estremera el 2 de noviembre y Turull entró por segunda vez en la cárcel el pasado 23 de marzo. Los tres se enfrentan a largas condenas y están acusados, entre otros, de delitos de rebelión y sedición por la organización de la votación del 1 de octubre de 2017, según recoge Pol Pareja en huffingtonpost.

Si algo lamentan los hijos de Turull, Forn y Sànchez es que, a medida que pasan los meses, la situación se va convirtiendo en algo normal. «Es triste, pero incluso nosotros lo vamos normalizando», reconoce Oriol Sànchez.

Los tres ya consideran algo habitual el viaje mensual de varias horas hasta la cárcel. Se han acostumbrado a escribir y recibir cartas, a la frialdad del vis a vis en prisión y a las llamadas por la noche que se cortan a los cinco minutos.

Tras unos meses de visitas, ya saben que el viaje de ida a la cárcel suele hacerse con ilusión y el de vuelta con desgarro. Admiten también la mentira que sobrevuela durante los encuentros con sus padres en la cárcel: todos hacen ver que están bien, que se mantienen fuertes, pero en el fondo todos saben que es una impostura para no desanimar al otro.

La relación con sus progenitores también ha cambiado, en algunos casos para bien. La hija de Joaquim Forn cuenta que el aislamiento del exconseller ha hecho aflorar una ternura que no conocía en su padre. «Antes teníamos una relación muy fría», reconoce Beta. «Al hablar por carta, ahora nos decimos cosas que antes no nos habíamos dicho nunca».

La entrevista se realiza el miércoles en el domicilio de Joaquim Forn, en el barrio de Gràcia. Un gran lazo amarillo cuelga de la puerta de entrada. En el recibidor, se amontonan miles de cartas que el exconseller ha devuelto tras leer porque no le caben en su habitación.

VÍDEO DESTACADO: La demencial carta de Navidad que le ha mandado Junqueras a Rajoy desde su celda

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído