Mundo insólito

El CGPJ investiga a la juez de Vigilancia Penitenciaria que echa las cartas del tarot al personal

La magistrada García Pérez ha venido hasta ahora leyendo el tarot en un piso de la avenida de Ramón Ferreiro de Lugo

El CGPJ investiga a la juez de Vigilancia Penitenciaria que echa las cartas del tarot al personal
María Jesús García Pérez RS

María Jesús García Pérez, de 55 años, y con 25 años de antigüedad en la carrera judicial, magistrada del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria 3 de Galicia, con sede en Lugo, cobra entre 15 y 20 euros la hora por echar las cartas, según el diario “El Progreso”, de Lugo. .

Tras tener conocimiento de esta actividad, el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) incoó diligencias informativas, al tener conocimiento de ello, y dio traslado al promotor de la Acción Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial, Ricardo Conde (pAD), tras ser informado de que la magistrada colocaba propaganda en los coches para promocionar a una vidente, que resultó ser ella misma, según recoge confilegal.

Conde ha decidido esta mañana abrir una investigación (diligencias informativas) para determinar la naturaleza del trabajo de pitonisa de la magistrada y concluir si tal actividad puede ser objeto de algún tipo de sanción disciplinaria contemplada en la Ley Orgánica del Poder Judicial.

La magistrada García Pérez ha venido hasta ahora leyendo el tarot en un piso de la avenida de Ramón Ferreiro de esa ciudad; ella misma es la que cobra el dinero de la consulta. Entre 15 y 20 por persona, afirma el diario.

García Pérez utiliza como nombre profesional de pitonisa el de “María”.

Aunque la magistrada lo ha negado, uno de los dos periodistas que firman la información se hizo pasar por un cliente durante una sesión de adivinación de la jueza para comprobar que era ella de verdad la que lee las cartas y no su “asistente”, como después afirmó la mujer.

VÍDEO DESTACADO: Así será el futuro sexual de los españoles según una vidente

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído