LAS MEMECES DEL INDEPENDENTISMO EN CATALUÑA

Un juez maño deja en ridículo al golpista Puigdemont por cobarde y traidor

El magistrado le reprocha en un auto su falta de «gallardía» y «felonía con los suyos» por huir y dejarlos tirados a las puertas de la cárcel

Un juez maño deja en ridículo al golpista Puigdemont por cobarde y traidor
Puigdemont YT

Después de huir como las ratas de la Justicia española, el independentista Carles Puigdemont apeló a ella en contra de un joven que bromeó subido a un tanque aludiendo al expresidente catalán (El golpista Puigdemont pierde el juicio contra los dos cachondos que le retaron encaramados a un tanque).

Lejos de conseguir su objetivo, la denuncia se le ha vuelto en contra a Puigdemont (Un periodista belga acorrala a Puigdemont en TV: «Si tuviera dignidad, debería volver a Cataluña»).

Ya fue archivada por un juez en marzo, pero el independentista recurrió. Ahora ha vuelto a ver tumbadas sus pretensiones con un nuevo auto que, además, carga contra el «expresident» y le pone en evidencia no solo por sus prácticas golpistas, sino por haber traicionado a sus propias filas con cobardía.

Rafael Lasala, titular del juzgado de Instrucción número 7 de Zaragoza, firma este auto. En él considera fuera de lugar que Puigdemont considere una amenaza real la pantomima que grabaron esos dos jóvenes de forma espontánea y privada, aunque la imagen corriera luego por las redes sociales. De paso, en su auto, el juez recuerda a Puigdemont que es un fugado, que se fue escondido en el maletero de un coche tras haber liderado una revuelta independentista por la que está incurso en una causa por rebelión, y le reprocha una actitud cobarde y traidora con sus propios compañeros de golpe, según recoge ABC.

Lasala deja a las calaras que Puigdemont, con su fuga, hizo que la pretendida «hazaña heroica» de la revuelta independentista se tornara en realidad en una «conducta desprovista de arrojo» y en la antítesis de «la dignidad y la gallardía que (Puigdemont) pedía a los ciudadanos cuyo apoyo reclamaba».

El magistrado remata concluyendo que la conducta de Puigdemont fue una «felonía con los suyos». «Tras un proceso iniciado con constantes alusiones a la épica, a la gesta, a la dignidad, a la unión de todos los independentistas frente a un supuesto adversario construido con continuas y serias distorsiones históricas, culturales y sociales», Puigdemont «se convirtió en prófugo, dejando con su acción a sus más directos colaboradores en las puertas de la cárcel». Y todo eso -afirma- tras manosear la ley y las instituciones públicas, «convertido el ‘Parlament’ en una mercería» durante aquellas semanas de golpe secesionista.

VÍDEO DESTACADO: Puigdemont las pasa canutas en una tele belga: «Por dignidad, debería volver a Cataluña»

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído