Política
El golpista Carles Puigdemont con Trapero, en aquellos momentos jefe de los Mossos. EP

Otro palo a los golpistas (El golpismo apuesta por Sánchez: JpC y ERC apoyarán al del PSOE como presidente al verlo 'el mal menor').

El Govern secesionista de Puigdemont veía a Trapero «imprescindible» para consumar la independencia (España: Hay fascismo, pero apoya al socialista Pedro Sánchez).

El papel del que era máximo responsable de los Mossos ha estado sobre la mesa durante la testifical este 15 de abril de 2019 del «número dos» de la Guardia Civil para la investigación del desafío secesionista.

Además, el comandante ha asegurado que hallaron el borrador de una carta en la que Puigdemont agradecía a Trapero su actuación el 1-0.

Entre los correos intervenidos, hay uno en el que el exsecretario general César Puig advertía al entonces consejero de Interior, Joaquim Forn, ahora procesado, de la importancia de proteger a Trapero para no «perderlo».

En concreto, Puig le envió el 23 de septiembre de 2017, a las 21.26 horas, un correo a Forn -que en el Supremo afronta una petición fiscal de 16 años por rebelión-, en que avisaba que si Trapero estaba presente en las reuniones con el fiscal superior de Cataluña para impedir el 1-O, el mayor debía decirle que le haría caso.

Sobre las reuniones a las que no acudiera el fiscal, pero sí el coordinador del dispositivo para evitar el 1-O, el coronel Diego Pérez de los Cobos, Puig alertó a Forn de que si Trapero no obedecía corría el riesgo de que éste le denunciara, ante lo que sostenía:

«En ese caso lo podíamos perder».

Sànchez y Cuixart

Para la Guardia Civil, el papel de los líderes de las entidades secesionistas, Jordi Sànchez (ANC) y Jordi Cuixart (Òmnium Cultural), iba más allá de ser un mero instrumento de agitación social en aras de la independencia de Cataluña.

En su testifical este lunes, el «número dos» de la investigación de la Guardia Civil para el 1-O ha explicado, por ejemplo, que los Jordis estuvieron presentes en una reunión el 7 de enero de 2016 en la que, siempre según su versión, se perfiló la investidura de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat.

Esa cita fue calificada como «el último intento» y se celebró tres días antes de que fuese investido el ahora fugado Puigdemont que, en los meses posteriores, pondría la directa hacia la declaración unilateral de independencia.

El lugar de celebración tampoco es un detalle menor. Fue precisamente en la sede central que la Assemblea Nacional Catalana (ANC) tiene en la capital catalana.

En definitiva, Jordi Sànchez fue el anfitrión de la reunión del último intento».

A ese encuentro, según ha explicado este mando policial -firmante como secretario de los atestados de la causa de la Guardia Civil-, asistieron diferentes líderes independentistas.

Lo desveló la agenda Moleskine que los agentes incautaron en los registros al que era «número dos» de Junqueras en la Consejería de Economía, Josep Maria Jové.

Según esta libreta, acudieron también a la cita el propio Junqueras; la secretaria general de Esquerra, la fugada Marta Rovira; y el exconsejero de Presidencia Jordi Turull, sentado también en el banquillo de los acusados en el juicio del «procés».

Para los investigadores, esta reunión (y otra celebrada al día siguiente en un hotel de Barcelona), en la que según la Guardia Civil se decidió la formación del que sería próximo Govern (no sólo del presidente sino también el reparto de las Consejerías entre los posconvegentes y Esquerra), fue clave en el devenir de los acontecimientos, que acabaría con la declaración unilateral de independencia del 27 de octubre del año siguiente.

La participación de los Jordis en estos preparativos confirman el «papel fundamental» de las entidades independentistas en la toma de decisiones dentro de la trama para la secesión, según ha valorado el mando policial en el juicio. Considera que está claro que había una evidente conexión entre el Govern de la Generalitat, la Mesa del Parlamento catalán y las organizaciones civiles que capitaneaban Sànchez y Cuixart.

La defensa de Sànchez, no obstante, ha asegurado que, pese a lo que recoja la agenda, Junqueras en realidad no asistió a ese encuentro. Y, en su interrogatorio al mando policial, ha tratado de poner en cuestión las conclusiones del guardia civil sobre esas reuniones.

«¿Cómo sabe que acudió Junqueras? ¿Cómo sabe que se propuso a Puigdemont? ¿Cómo sabe que se repartieron distintas categorías?», ha cuestionado la letrada.

El mando policial se ha remitido a eso era lo que decía la agenda de Jové:

«Ahí se decide quién va a ser consejero de qué».