JUICIO A LOS GOLPISTAS DEL PROCÉS CATALAN

La traidora TV3 muestra el rostro de un testigo que pidió no aparecer en televisión

La traidora TV3 muestra el rostro de un testigo que pidió no aparecer en televisión
La independentista, sectaria y manipuladora TV3. EP

No hay por donde cogerlos del asco que dan (Carlos Herrera acorrala al empresario teatral que impidió escapar de la turba golpista a la letrada acosada el 20-S).

El secretario general del Parlament de Cataluña, Xavier Muro, acudió este 6 de marzo de 2019  a declarar en calidad de testigo al Tribunal Supremo, donde se juzga a los responsables del «procés» y del referéndum ilegal del 1-O.

Muro, funcionario de carrera sin perfil político, pidió al juez que preside la sala que no quería que su rostro apareciera en televisión. Este se lo concedió. No obstante, TV3 no respetó la petición y difundió su imagen.

«El señor Muro ha expresado su deseo de que su imagen no sea objeto de captación y difusión. La sala no va a introducir ningún estatuto específico de protección de testigos pero va a marcar ninguna restricción y no será enfocado por la cámara», señaló el propio juez Manuel Marchena antes del inicio de la declaración.

A pesar de ello, la televisión autonómica catalana desoyó la petición del testigo y acompañó la retransmisión con el rostro y una pequeña descripción de su perfil. Lo hizo de la misma manera que lo está haciendo a lo largo de todo el juicio, que está emitiendo de forma integra.

Según Marchena, el hecho de declarar fuera de cámaras no otorgaba a Muro «ningún estatuto de protección de testigos», ya que todos los presentes en la sala podrían verle, de modo que esta declaración no suponía un «menoscabo del derecho de defensa».

«Todas las defensas saben a quién se está interrogando y el único límite es al principio de publicidad».

Amenazas a Montserrat del Toro

Quien también pidió mantener su anonimato durante la declaración ante el Supremo fue Montserrat del Toro, la secretaria judicial que acudió al registro del Departamento de Economía del 20-S (momento en el que varios activistas independentistas, entre estos, los «Jordis» acabaron encima de coches de la Guardia Civil).

En este caso la televisión de la Generalitat sí protegió su intimidad. A pesar de ello, su rostro empezó a circular por las redes sociales y las cadenas de Whatsapp del independentismo. A través de estos canales también se la amenazó y se la acusó de tener una ideología «ultra».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído