Condenado por acoso a una superior mientras hacía prácticas

La ‘cascada’ que le han metido a un guardia civil: «Mañana te violo, la tengo como este plátano»

La 'cascada' que le han metido a un guardia civil: "Mañana te violo, la tengo como este plátano"
Guardia Civil, Benemérita, tricornio. GC

Vaya por delante, que si la Guardia Civil no existiera, tendríamos que inventarla (La Guardia Civil alerta de esta estafa que llegará a tu mail para robar tus datos, contraseñas y dinero).

Pero en todas partes cuecen habas (Esta guardia civil cuida de un bebé cuyo padre había sufrido un amago de infarto al volante)

O dicho de otro modo, casi siempre hay una fruta podrida en el cesto, aunque en este caso se ha hecho justicia, y al agente de la guardia civil en prácticas le han puesto una multa de aquí te espero (Un Guardia Civil: «En el despacho de Salvadó encontramos un documento titulado ‘Escenario de Guerra'»).

El escenario del suceso, que tuvo lugar entre el 27 de junio y mediados de julio de 2017, y que se ha saldado con una sentencia condenatoria por acoso sexual a una compañera,superior en rango y con cinco años de experiencia en la Armada-, ha sido el puesto leridano de Ponts, donde el mentado le espetó entre otras frases:

«Mañana te voy a violar. Tengo la polla igual que este plátano».

La acosada, según da cuenta ‘El Español’ que ha tenido acceso a la sentencia, se pasó tres meses de baja y tuvo que recibir tratamiento psicológico. La condena, no obstante, es de una multa de 2.100 euros más una indemnización a la víctima de 4.815 euros.

El fallo relata hasta tres hechos concretos.

En el primero, el guardia civil en prácticas se dirigió a su compañera en los siguientes términos: «A ver cuándo hacemos un trío con mi mujer». A continuación le hizo comentarios sobre las relaciones sexuales que mantenía con su esposa.

En otra ocasión, cuando iban de servicio al aeropuerto de Alguaire a bordo de un vehículo, el condenado sacó un plátano y se dirigió hacia la guardia civil acosada:

«Mira, yo tengo la polla igual de grande que este plátano. Como un delfín la tengo yo».

El tercer episodio, y que propició que la víctima presentase la denuncia, tuvo lugar entre el 9 y 10 de julio. Al día siguiente, el condenado y su compañera tenían servicio conjunto. Él le habría susurrado en el oído:

«Mañana te voy a violar».

Fue entonces cuando denunció a sus superiores.

Son tres hechos concretos, pero la guardia civil asevera que todas las conversaciones con él giraban siempre en torno a temas sexuales.

«Soy un lobo en la cama, sexualmente soy muy bueno, en la Academia tenía todas las tías que quería».

Esas valoraciones eran tan constantes que hasta los compañeros del agente le pedían que cejase en sus comentarios.

Estas dos chicas lo petan en Twiter con este vídeo sobre el machismo y el acoso

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído