Formación avanzada en Legal y Forense, una forma de ver y estar en el marco del derecho

Se da inicio a una nueva edición de formación acreditada en la Profesión del ámbito legal y forense

La ciencia, las nuevas tecnologías y la evidencia científica se imponen en los foros forenses donde los grandes discurso quedan para la filosofía y la antiguedad

Se da inicio a una nueva edición de formación acreditada en la Profesión del ámbito legal y forense
Tricornio en democracia

La escuela ILISTA decía: «Todas las profesiones son iguales», nosotros decimos : «Una titulación no hace una profesión, sino que, sirva para muchas otras»

En el siglo actual de la robótica, de la globalización y de la Inteligencia Artificial –IA- se cierra un ciclo y se abren otros, a pesar de que en nuestro país cuesta romper con los gremios anexionados a nuestro cuerpo territorial como garrapatas.Se terminó un siglo, un siglo del hombre para dar inicio al siglo de la robóticaSe terminó el siglo de los grandes discursos en los ámbitos judiciales y se pone fin a rigideces y a postulados que ya carecen de sentido.

Los ciudadanos quieres justicia próxima, válida y fiable, quieren tener transparencia y con costes competitivos, y problemas cero, lo que no se consigue con el marco que regula el panorama de nuestro derecho actual. En artículos pasados hablamos del despilfarro y del sistema corrupto que tenemos en nuestro sistema de justicia gratuita, hoy haremos referencia a una figura que interviene obligatoriamente en nuestro sistema judicial sin aportar un plus de mejora tanto en costes como en validez y fiabilidad, hablaremos del cargo que supone para el justiciable el Procurador.

La línea recta es el camino más corto entre dos puntos, –postulado que es mentira en nuestro caduco sistema judicial–, en la justicia las curvas son las más cortas para como garrapatas sangran a los ciudadanos, contribuyentes y justiciables y en este capítulo entra en juego la figura del correo de lujo que es el PROCURADOR.

La figura del procurador y como obligatoria por nuestras normas procesales lastran nuestros juzgados , encarecen todos los procesos y no aportan nada, salvo llenar barrigas de parásitos que viven del sistema sin dar palo al agua. Sé que con lo que digo  hiero bolsillos , no sensibilidades, pero, es una realidad que molesta a profesionales, justiciables y a cualquier persona que tenga un mínimo se sentido común. No aportan nada, salvo errores, gastos sin sentido y retraso a todo el sistema judicial.

Los juzgados y tribunales no tienen más remedio que abrirse a la realidad, nuestro sistema judicial y democrático debe respetar y promocionar los procedimientos científicos, válidos y fiables , debe abrirse a los nuevos tiempos y utilizar las nuevas tecnologías para ser más eficientes y eficaces, y sobre todo, debe permitir que el justiciable sepa y vea todo lo que los profesionales del derecho están haciendo para saber qué hacen , cómo lo hacen y tener transparencia y dirección de sus asuntos.

El monopolio de argumentos sin peso y basados en los discursos brillantes en el foro, se han terminado, y para ello se abre paso la evaluación y la rendición de cuentas y sobre todo la participación en el mundo del derecho y de la justicia de los profesionales de la ciencia y de los métodos científicos que aportan medios de prueba válidos, fiables y contrastables, haciendo de la justicia una realidad evidente para poder confiar en ella.

Las figuras que están emergiendo sin duda son los Profesionales legales y forenses debidamente preparados que son conocidos popularmente como peritos y que ya están regulados en la ley y que además forman parte de los listados de los juzgados y tribunales, que año tras año los colegios y asociaciones profesionales tienen la obligación de comunicar a los juzgados. Falta sin embargo conciencia clara y pensamiento sistémico para determinar al sector o gremio del derecho que el mundo cambió, que es mejor evidencia científica que evidencia de discurso elocuente que muchas veces se basa en el engaño. Las leyes ómnibus y paraguas van en ese sentido, aunque cueste, por oposición de los gremios que sin mirada objetiva ven una amenaza para su colectivo.

En el camino de la ciencia ya se sitúan diversos colegios profesionales y consejos generales de diversas profesiones, que han creado su comisión o sección de lo legal y forense, donde hay ya profesionales debidamente formados que prestan un encomiable servicio a la ciudadanía y a los justiciables, y por lo tanto al funcionamiento y a la credibilidad de la justicia

Para terminar, hacer mención de la excelente formación que en este campo Legal y Forense o pericial  está impartiendo el centro de formación EIA FORMACIÓN con sede en Galicia y con la puesta en marcha por estas fechas de un nuevo curso de formación que formará a nuevos profesionales que como en otras ediciones están siendo acreditados por su gran labor profesional.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído