EXSOCIO DE NACHO ESCOLAR Y CEREBRO DE LA FUGA DE LOS GOLPISTAS

Gonzalo Boye, carcelero del empresario secuestrado Emiliano Revilla: «»Nunca he formado parte de ETA»

Condenado por un delito de detención ilegal con la agravante de haberse llevado a cabo por una banda terrorista

Gonzalo Boye, carcelero del empresario secuestrado Emiliano Revilla: ""Nunca he formado parte de ETA"
Gonzalo Boyé. APM

El abogado Gonzalo Boye, en una rectificación enviada a Periodista Digital, ha afirmado que «nunca ha formado parte de la banda terrorista ETA, ni de ninguna otra organización criminal».

Boye dice que fue «injustamente condenado» en 1996 por un delito de detención ilegal por unos hechos «en los que no tuve ninguna participación».–El exetarra Gonzalo Boye alega sentirse ‘amenazado’ por Alfonso Rojo–

«El tribunal me absolvió expresamente del delito de pertenencia a banda armada. No soy etarra hoy, ni lo fui nunca y no solo porque lo afirme yo sino porque además hay una sentencia firme que así lo dictamina».–La siniestra cara del ex terrorista etarra Boye: un falso progre que se nutre de pasta del narcotráfico–

Este es el relato de la sentencia de la Audiencia Nacional, de 1996.

Boye, simpatizante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), era amigo de René Valenzuela, miembro de la organización terrorista, y juntos habían montado una empresa llamada Eco World. Por orden de ETA, un tercero se encargó de la vigilancia a Revilla, de «estudiar los itinerarios de retirada» y «ultimar los detalles del secuestro».

En esas tareas «participó plenamente el acusado Gonzalo Boye Tuset». Quedó probado que el ahora abogado le prestó a un cuarto chileno «el vehículo de su propiedad» marca Chrysler y con matrícula alemana. Boye dijo que era para una mudanza, pero «lo cierto» es que lo prestó «en diversas ocasiones» y, según la sentencia, sabiendo que era para vigilar a Revilla.–Los jueces de la Audiencia Nacional dejan en ridículo a Gonzalo Boyé, el abogado ‘etarra’ de Puigdemont–

En los reconocimientos fotográficos ante la Policía, según el fallo, Boye confesó: aseguró que le «prestó en dos o tres ocasiones el vehículo» de su propiedad «para realizar labores de información en el secuestro del Sr. Revilla».

Boye también conocía la casa donde se ocultaba el zulo en el que estuvo secuestrado el empresario, en la calle Belisana en Madrid. «Al menos en dos ocasiones se desplazó a ella». Además, la Audiencia Nacional pudo comprobar que recibió «dos entregas de 3.000.000 y 500.000 pesetas» de uno de los integrantes del grupo en el Café Comercial de Madrid, dinero que ETA les había pagado en San Juan de Luz a cambio de su trabajo. En la instrucción Boye reconoció esas entregas pero alegó que formaban parte de un esquema para «un blanqueo de dinero» y se exculpó.

El propio Gonzalo Boye quiso exculparse, alegando de que era parte de un «blanqueo de dinero». Pero la Audiencia no le creyó. Le condenó a una pena de prisión de 14 años, ocho meses y un día por detención ilegal.

La Audiencia Nacional consideró probado que prestaron ayuda logística a los activistas de ETA que secuestraron al industrial Emiliano Revilla en 1988. La sentencia considera probada la participación de Alexis Alberto Corvalán Muñoz, de 48 años; René Miguel Valenzuela Bejas, de 52, y Gonzalo Boye Tusset, de 31, en el secuestro, que se prolongó ocho meses y finalizó con la liberación del empresario tras el pago de un rescate millonario.

La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, encargada de la causa, considera a los tres acusados responsables de un delito de detención ilegal con la agravante de haberse llevado a cabo por una banda terrorista, por lo que impone a cada uno de ellos una pena de 14 años, ochos meses y un día de reclusión.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído