PERIODÍSTAS, POLITICOS, POLICIAS, MALEANTES Y CLOACAS

Comisario Villarejo: «Al periodista Javier Ayuso le cortarán las piernas, la mano y la cara»

Comisario Villarejo: "Al periodista Javier Ayuso le cortarán las piernas, la mano y la cara"
El comisario José Villarejo y el periodista Javier Ayuso. PD

Es el cuento de nunca acabar, la historia interminable.

Y la razón es simple: el comisario José Villarejo, ‘Pepe‘ para los amigos, grababa todo y a todos, archivaba el material en su ‘hemeroteca privada‘, apuntando con letra cuidadosa y en lápiz el nombre y el día y esperaba a poder usar los sonidos para sacarle pasta al que se cruzase.

En su paranoica obsesión y cada vez más desquiciado, se grababa a su mismo y hasta a sus íntimos, en el dormitorio, comiendo, en el cuarto de baño y ahora, con cuentagotas, van aflorando la grabaciones.

El excomisario Villarejo, encarcelado desde hace más de año y medio como máximo responsable de una organización criminal, planeó dar una paliza al exdirector adjunto de «El País» Javier Ayuso, que anteriormente había sido director de comunicación de la Casa del Rey y director de comunicación del BBVA.

Así, al menos, se desprende de una grabación desvelada este 23 de julio de 2019 por el diario «Público», en la que además del policía corrupto intervienen su abogado y empleado, Rafael Redondo, que estuvo en prisión en esta causa y a quien se presenta como ‘número 2’ de la trama sin serlo, y el empresario Adrián de la Joya, igualmente investigado en el sumario del Caso Tándem.

«Le cortarán las piernas, la mano con la que escribe y la cara», llega a decir el exagente, y pone una fecha: «septiembre».

Eso sí, descarta matarlo y explica Villarejo la razón: «me parece muy fuerte».

El empresario Adrián de la Joya.

La conversación, grabada –como todas– por el propio Villarejo, se produjo el 17 de julio de 2017 después de que Ayuso hubiera publicado una información titulada «La Policía descubre la causa por la que Villarejo intervino en el caso Nicolay».

En ella se daba cuenta de que el 12 de julio había entrado en el juzgado que llevaba ese tema un informe de 377 páginas más 46 anexos titulado «Informe de finca la Alamedilla y sus vinculaciones con los casos Banesto, Nicolay y la grabación ilegal al CNI y a Asuntos Internos».

En él se explicaba que el excomisario había hecho una grabación ilegal al CNI luego utilizada para tratar de anular la investigación al Pequeño Nicolás.

Esa información no gustó ni a Villarejo, pero en un determinado momento, tras mantener una conversación telefónica, el expolicía dice:

«Ya… vale, ya lo tengo programado para septiembre… Sí, pero no, no… me han dicho que si le dan (se entiende que “si le dan matarile”) y he dicho que «nooo, coño», que me parece muy fuerte, ¿eh?».

Adrián de la Joya, para parece todavía más malo que su colega simula no estar muy de acuerdo, porque le pregunta que por qué es muy fuerte acabar con él y contesta Villarejo:

«Porque coño, va… Ma-ma, no… le van a partir las dos piernas y la mano con la que escribe pa’jodida, para que tenga que aprender el (ininteligible)… y la cara se la van a cortar, ya con eso… Con eso es suficiente, ¿sabes?».

«¿En septiembre? ¿A la vuelta de vacaciones?, insiste el empresario.

«Sí, claro».

José Manuel Villarejo, Rafael Redondo, Carlos Salamanca, Enrique García Castaño y Antonio Bonilla.

A pesar del tono y de los detalles, cualquiera que conozca a fondo a Villarejo, pondrá en cuestión que el comisario hubiera planeado algo de verdad.

Buena parte de las ‘proezas‘ que se atribuía eran simples bravuconadas, inventos desquiciados con los que conseguía epatar a colegas y clientes.

Ni quemó el Windsor para destruir pruebas, como hizo creer a los pardillos del BBVA, ni planeó nunca dejar lisiado a Ayuso, como tampoco conoció nunca personalmente a María Pico, mano derecha de Soraya Sáenz de Santamaría cuando esta estaba en Moncloa, ni tenía contacto con muchos de los personajes y políticos con los que alardeaba de ser ‘uña y carne’.

Per, ademas de chantajista, extorsionador y maleante, era un bocazas compulsivo, un mentiroso patológico y un fanfarrón de proporciones siderales y se está tragando judicialmente su incontinencia verbal.

La conversación sobre Ayuso no ha sido trasladada todavía al juez instructor, Manuel García Castellón, lo que el periodista cree escandaloso.

Javier Ayuso asegura haber sufrido coacciones de «Villarejo y sus acólitos» y dice la verdad.

Te puede interesar

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético e innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído