MUNDO CRUEL

El fiscal pide 21 años de cárcel para los fanáticos del ‘Proyecto pilla-pilla’ que tendían emboscadas a homosexuales

El fiscal pide 21 años de cárcel para los fanáticos del 'Proyecto pilla-pilla' que tendían emboscadas a homosexuales
Mykola. PD

Los detenidos por el «Proyecto pilla-pilla» se sientan en el banquillo. Están acusados de tender emboscadas a homosexuales para humillarles, grabarles en vídeo y difundirlo por las redes sociales.

Este grupo, integrado por ucranianos de ultraderecha, imitaba a otro de origen ruso.

Su líder, de nombre Mikola, se enfrenta a 21 años de prisión, al igual que su más estrecho colaborador. Para los otros 3 integrantes piden penas de 15, 6 y 2 años.

Mikola está acusado de haber importado a España un movimiento violento de origen ruso (Okkupay Pedofilyay) que hostiga a homosexuales con la excusa de perseguir la pederastia.

Mykola, que responde solo a su abogado, se ciñe al guion para tratar de eludir los 21 años de cárcel que pide para él la Fiscalía: ni neonazi ni homófobo, tan solo un buen tipo que pretendía “descubrir a personas que querían mantener relaciones sexuales con menores”.

Hace seis años, cuando tenía 19, Mykola fundó el Proyecto Pilla-Pilla. La idea, dice, le rondaba la cabeza desde el instituto. Creó un perfil de Facebook y logró atraer las simpatías de una veintena de jóvenes de Granollers —localidad a unos 30 kilómetros de Barcelona— y su entorno.

De origen ucranio, Mykola era, a la vez, el cebo y el verdugo. Accedía a chats de contactos homosexuales bajo el pseudónimo de Alex —él replica que solo buscaba “páginas donde se podía ligar”, fuesen o no para gais— y concertaba un encuentro con fines sexuales.

A sus víctimas les decía que tenía 17 años, les escribía mensajes subidos de tono y les enviaba fotos suyas; por aquel entonces, trabajaba para una agencia de modelos.

Los 5 miembros trataban de quedar con hombres para contactos sexuales a través de chats. Después, les acorralaban para grabarles y difundir su identidad en las redes. De este modo, llegaron a grabar y atemorizar a tres homosexuales.

Según ha declarado el que está considera como líder del grupo, lo hacían solo para denunciar a posibles pederastas.

Sin embargo, se les acusa de tres delitos de odio, contra la integridad moral y la intimidad de las víctimas.

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético e innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído