EL GOBIERNO SOCIALISTA, SUS AMIGOS, SOCIOS Y COMPINCHES

El Tribunal Constitucional deja en chirona al golpista Junqueras, a pesar de las maniobras e intrigas de Sánchez

El Tribunal Constitucional deja en chirona al golpista Junqueras, a pesar de las maniobras e intrigas de Sánchez
Gabriel Rufián y Oriol Junqueras (ERC). PD

En hueso ha pinchado Pedro Sánchez, pero las maniobras e intrigas pilotadas desde La Moncloa han dejado maltrecho al Tribunal Constitucional, incapaz en esta ocasión de armar un voto unánime.

El Constitucional ha rechazado el recurso de amparo que presentó el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras contra su situación de prisión preventiva.

La decisión complica las frenéticas gestiones que esta realizando el líder del PSOE para granjearse el ‘cariño’ de los separatistas catalanes.

ERC emitió este 28 de noviembre de 2019 otro comunicado en el que reitera que su postura «en relación a la eventual investidura sigue siendo negativa».

PSOE y ERC volverán a reunirse el próximo martes 3 de diciembre a las cinco de la tarde. Así lo han acordado los equipos negociadores de ambos partidos tras una reunión de dos horas y media y otra casi hora y media para cerrar los comunicados posteriores.

Tanto PSOE como PSC aseguran que en la reunión «se ha podido constatar la existencia de diferencias».

Pero añaden que también existe «una voluntad compartida de diálogo que permita desencallar la formación de Gobierno y asegurar la estabilidad política».

La decisión del TC es vista por los separatistas como un ‘elemeto urticante’ en la negociación.

José Luis Ábalos, Adriana Lastra y Gabriel Rufián.

Y eso que el tribunal ha votado en un pleno en el que por primera vez se ha roto la unanimidad entre los magistrados en asuntos relacionados con la causa del «procés» y solo unos días después de que el aval al código civil catalán provocara una fractura insalvable en el tribunal.

Con 9 votos a favor y 3 en contra, el órgano de garantías ha sacado adelante la ponencia del presidente, Juan José González Rivas, que aboga por no amparar a Junqueras al considerar que todas las decisiones relacionadas con esa prisión provisional cumplieron con las exigencias constitucionales.

Sin embargo, tres magistrados han suscrito un voto conjunto discrepante a la decisión del pleno, por lo que ha perdido el consenso mantenido hasta la fecha a la hora de abordar los recursos derivados de la causa del «procés».

Fernando Valdés, Juan Antonio Xiol y María Luisa Balaguer, todos ellos de perfil progresista, son los magistrados que han suscrito el voto discrepante. De los nueve votos a favor, uno es concurrente, el del magistrado Santiago Martínez-Vares, quien si bien comparte la decisión de la mayoría, discrepa respecto a algún aspecto de la argumentación de sus compañeros.

El TC ha decidido este 28 de noviembre de 2019 sobre la prisión preventiva que acordó la juez Carmen Lamela y que Llarena ratificaría después. Queda pendiente de resolución un segundo recurso contra la decisión del juez Pablo Llarena de negar a Junqueras y a los también entonces presos preventivos Jordi Sànchez y Joaquim Forn para acudir a la sesión constitutiva del Parlament que tuvo lugar en enero de 2018, tras las elecciones autonómicas de diciembre de 2017 y en las que los tres resultaron diputados electos.

Llarena les negó el permiso para salir de la cárcel al apreciar riesgo de reiteración delictiva ante la «determinación y perseverancia» de la que los tres (entonces) investigados se jactaron en sus declaraciones ante el juez.

Junqueras y los golpistas catalanes condenados por el TS.

El instructor aludió también a los problemas de orden público que podría implicar su traslado desde Madrid (donde estaban presos) a Barcelona, pero reconoció en todo momento la «radical importancia democrática» de su papel como representantes públicos, por lo que, para no alterar la aritmética parlamentaria, les reconoció la facultad de delegar el voto.

El ponente de este recurso es Juan Antonio Xiol, que considera que debió prevalecer el ejercicio de la representación política y que la prohibición de Llarena no se justificó suficientemente.

La mayoría de los magistrados, por contra, consideran que no conceder este permiso no vulneró ningún derecho porque adquirieron la condición de diputado con posterioridad a su imputación e ingreso en prisión y que el ejercicio de ese cargo resultaba incompatible con la situación de prisión preventiva. En este segundo recurso previsiblemente habrá los mismos votos particulares que en el rechazado este jueves.

Antes de que se conociera el fallo, fuentes del tribunal no ocultaban su preocupación por el hecho de que los magistrados discrepantes suscribieran votos particulares que la defensa de Junqueras pueda luego utilizar ante la justicia europea, donde los presos del «procés» tienen la vista puesta desde el inicio de este procedimiento. Precisamente evitarlo fue una de las claves de la unanimidad en la sentencia del Supremo.

Pese a los esfuerzos del presidente por intentar consensuar el destino de ambos recursos desde que la primera deliberación, el pasado enero, ya puso de manifiesto los diferentes puntos de vista, todo apunta a que con la salida de su antecesor, Francisco Pérez de los Cobos, se acabó la unanimidad en el seno del Constitucional.

Y es que tras dar una respuesta a los recursos de Junqueras con la sentencia del «procés» ya dictada, el TC tiene por delante los de los otros procesados que también estuvieron en prisión preventiva y los que todos los condenados interpondrán ante el órgano de garantías como paso indispensable para acudir después al Tribunal de Estrasburgo, última parada del independentismo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído