El socialista no aplicó lo mismo con Pablo Iglesias, quien se saltó la cuarentena pese al positivo de Irene Montero

Marlaska, con el agua al cuello, se lanza a por Mariano Rajoy para desviar la atención

El ministro motivó a la delegación del Gobierno en Madrid para tomar medidas contra el expresidente por presuntamente saltarse el confinamiento

Marlaska, con el agua al cuello, se lanza a por Mariano Rajoy para desviar la atención
Fernando Grande-Marlaska PD

Fernando Grande-Marlaska está obsesionado con sancionar a Mariano Rajoy.

El Ministerio del Interior presionó a la delegación del Gobierno en Madrid para imponer un castigo al expresidente del Gobierno por presuntamente saltarse el confinamiento para salir a hacer deporte.

Según adelanta el diario ‘El Mundo’, Grande-Marlaska mandó un mensaje a José Manuel Franco: «A éste hay que sancionarle, como un ciudadano más».

Una orden que el delegado del Gobierno de Madrid acató y que se comprometió a tramitar de inmediato.

Como era de esperar, a finales de abril la Delegación del Gobierno de Madrid notificó la multa a Mariano Rajoy por saltarse «sin causa justificada» el confinamiento establecido tras la declaración del estado de alarma.

Todo un paripé que se montó tras la difusión de laSexta el pasado 14 de abril de 2020 de unas imágenes en las que el expresidente va ataviado con zapatillas deportivas y chándal en los alrededores de su domicilio en Madrid.

La Delegación del Gobierno solicitó las imágenes grabadas por la televisión y ha determinado que la salida de Rajoy se produjo durante el confinamiento porque se ha comprobado que los coches que aparecen en la filmación, pertenecientes a los residentes de la zona, siguen estacionados en esos mismos lugares debido al confinamiento de sus propietarios.

‘Ley del embudo’

A pesar de que Grande-Marlaska insistió en que tratarían a Rajoy “como un ciudadano más”, no aplicó la misma vara de medir para Pablo Iglesias.

Ni la Delegación del Gobierno ni el Ministerio del Interior se molestaron en investigar o, al menos, criticar que el vicepresidente segundo se saltó a la torera la cuarentena ‘autoimpuesta’ pese a que su pareja Irene Montero, con la que convive, dio varias veces positivo por coronavirus.

Es importante recordar que el Gobierno de Pedro Sánchez admitió, por escrito, un secreto a voces: Pablo Iglesias violó la cuarentena del COVID-19.

En una respuesta parlamentaria al PP, el Gobierno confirma que el Vicepresidente se saltó la medida de prevención sanitaria para asistir a un Consejo de Ministros. Una decisión que tomó, pese al positivo por coronavirus de su pareja Irene Montero.

Lejos de disculpar la actuación del fundador de Podemos, el Gobierno justifica que pasase por alto la cuarentena.

En este sentido, el Gobierno alega que su presencia en estas reuniones es «fundamental» para «coordinar» políticas sociales ante la pandemia, y asegura que siguió un «protocolo sanitario organizado por indicación del Ministerio de Sanidad», además de haber dado negativo en las pruebas realizadas de COVID-19.

El senador ‘popular’ Antonio Román, quien el 20 de marzo pidió información sobre la participación en el Consejo del día 19 del vicepresidente, mostró su indignación con la respuesta del PSOE y Podemos.

Román ha asegurado que va a solicitar por vía parlamentaria ese protocolo al que alude el Gobierno para conocer su contenido y ha criticado que a su juicio «demuestra que los españoles no son iguales ante la ley».

«A un vicepresidente del Gobierno, evidentemente con muchas responsabilidades, se le permite saltarse un confinamiento. En cambio otros españoles no tienen esa ventaja y tienen obligación de guardar cuarentena cuando han estado en contacto con paciente con coronavirus», ha insistido Antonio Román.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, justificó el pasado 20 de marzo este hecho y dijo que en los documentos del Ministerio de Sanidad se prevén «excepciones» que son «razonables» por la actividad laboral del afectado, en personas sin sintomatología de COVID-19 «y que pueden presentar un riesgo marginal».

Los mítines de Iglesias

A pesar de que el Gobierno de Pedro Sánchez dice que la participación de Pablo Iglesias era “fundamental”, el vicepresidente compareció en las ruedas de prensa para decir nada, excepto hacer proselitismo, referirse a los millones anunciados por Sánchez, avisar que seguirá expandiendo su coronavirus (en caso que lo tenga dado el obvio contacto que ha sostenido con su pareja) y contradictoriamente, hablar de seguridad.

«Seguridad significa que se cumplan las medidas del estado de alarma para frenar el virus», dijo con total cinismo el vicepresidente bolivariano, para además afirmar que él está contribuyendo a parar el virus:

«Decir que este virus lo paramos unidos, es una declaración vacía si esto no significa que ninguna persona quede desamparada ante esta situación», fue uno de los contradictorios mensajes del líder de Unidas Podemos.

El también miembro de la Comisión que controla al CNI, había publicado un tuit el pasado 12 de marzo en el que afirmaba que por delante le quedaban 14 días, «cuidando a mi familia y trabajando por medios telemáticos», pero nada nuevo, para estos es lo mismo nadar en mentiras que nadar en contradicciones.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído