DURANTE MÁS DE DOS AÑOS LOS LETRADOS MORADOS INSISTIERON EN QUE SE GEOLOCALIZASE UN NÚMERO QUE NO ERA EL DE LA EXASESORA DE IGLESIAS

Las trampas de Podemos para marear a la Justicia en el ‘caso Dina’: La formación dio dos números distintos del móvil robado

La estrategia era esperar a que pasara más de un año para que la compañía ya no pudiera disponer de los datos para rastrear el lugar en el que estaba el terminal robado

Las trampas de Podemos para marear a la Justicia en el 'caso Dina': La formación dio dos números distintos del móvil robado
Dina Bousselham.

Han debido creerse el inocente cuento de que la Policía es tonta y que los jueces son unos pardillos.

Podemos ha intentado, además desde el inicio, imponer una cortina de humo espeso en el caso del robo del móvil a Dina Bousselham, exasesora de Pablo Iglesias en el Parlamento Europeo.

El supuesto hurto del terminal telefónico, producido a finales de 2015, según la versión contada por el partido morado, habría estado orquestado por las cloacas del Estado‘.

Sin embargo, desde el primer momento el asunto expedía un tufo mucho más pestilente que el de una conspiración de los poderes establecidos, tal y como quedó acreditado al destaparse que el propio Iglesias optó por no comunicar a la propia afectada que él tuvo en su poder la famosa tarjeta del celular y, por tanto, acceso a un contenido de alto voltaje.

Aun así, los abogados de la formación morada quisieron marear a la Justicia en el ‘caso Dina’ aportando datos erróneos para hacer perder el tiempo al juez de turno.

Según publica este 11 de julio de 2020 el diario El Mundo, los letrados de Podemos optaron por reclamar al juez que se geolocalizase el móvil de Dina Bousselham nueve meses después de haber denunciado su robo.

El repentino interés por saber dónde estaba el aparato telefónico vino estimulado por la publicación de informaciones que había en esa tarjeta en el digital de Eduardo Inda, Okdiario.

Sin embargo, la defensa jurídica del partido de Pablo Iglesias comunicó en el juzgado que el número robado a Dina Bousselham comenzaba por 677 para, posteriormente, cambiar el dato y decir que comenzaba por 665.

¿Por qué hicieron los letrados este movimiento? Muy sencillo, a poco que alguien dentro de la formación supiera algo sobre telefonía móvil y el rastreo que se puede efectuar por parte de las mismas, era consciente de que solo tenía que dejar pasar un año y, magia potagia, la compañía en cuestión ya no dispondría de los datos para poder averiguar, al menos, dónde se hallaba el teléfono de marras.

A inicios de abril de 2019 Podemos exige al juez García Castellón la triangulación o geolocalización del teléfono de la señora Dina Bousselham entre los días 1 de noviembre de 2015 y 21 de julio de 2016 con el fin de saber cómo han tenido acceso a él determinadas personas y medios. Dicho número es: 665…, reza el escrito, de manera sorprendente.

Es decir, un número de móvil completamente diferente al que venían reclamando los abogados de Bousselham con insistencia durante más de dos años y medio.

El magistrado preguntó a la empresa telefónica por los datos en cuestión. La respuesta que obtuvo es importante: las compañías no guardaban esos datos de posicionamiento más de un año. Esto significa que si los abogados de Podemos hubieran presentado desde el inicio una nueva denuncia, en vez de ir recurriendo a sabiendas de que no tendrían éxito, habrían podido trazar el rastro del Sony Xperia Z2 robado a Dina.

Finalmente, el 20 de mayo de 2019 la Policía le participó al juez cuál es el IMEI del móvil 665…, cuya usuaria en 2015 era Dina Bousselham.

Un vídeo de la Guardia Civil ‘sentencia’ a Iglesias por su ‘machirulo’ control del móvil de Dina

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído