Podemos habría firmado el acuerdo con la empresa pese a que aún no estaba registrada en España

El Tribunal de Cuentas denuncia los ‘chanchullos’ de Podemos y la consultora chavista ‘amiga’ de Monedero

El partido de Pablo Iglesias pagó 363.000 euros por la campaña de las elecciones del 28 de abril por sus servicios de consultoría

El Tribunal de Cuentas denuncia los ‘chanchullos’ de Podemos y la consultora chavista ‘amiga’ de Monedero
Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero PD

El Tribunal de Cuentas sigue sacando los ‘trapitos sucios’ de Podemos.

En su último informe, la institución denuncia irregularidades en el contrato de Podemos con la ‘consultora chavista’ Neurona. Sí, la empresa donde trabajó Juan Carlos Monedero y que es investigada por presuntos cobros del Gobierno del fraudulento Evo Morales.

Neurona, que realizó trabajos para los gobiernos de Evo Morales y del dictador Nicolás Maduro, también ofreció sus servicios [como era de esperar] a Podemos durante 2019.

El partido de Pablo Iglesias pagó 363.000 euros por la campaña de las elecciones del 28 de abril por sus servicios de consultoría. Una operación que, según el Tribunal de Cuentas indica, está plagada de irregularidades.

A pesar de que requirió a Podemos información sobre dichos trabajos, el Tribunal advierte que “de la información disponible resulta que la empresa proveedora fue objeto de inscripción constitutiva en el Registro Mercantil el 19 de marzo de 2019, no coincidiendo su objeto social con las prestaciones contratadas”.

El organismo llama además la atención sobre el hecho de que “como señala la formación en alegaciones, en la fiscalización se aportaron vídeos y diseños publicitarios” pero “no ha quedado suficientemente acreditada su efectiva elaboración por parte del proveedor”.

El exjefe del equipo jurídico de Podemos, José Manuel Calvente, avisó al partido que no se podía firmar un acuerdo con una empresa que aún no estaba registrada en España.

El abogado abandonó la formación tras denunciar irregularidades financieras y contables. Podemos le acusó, en revancha y para tratar de justificar el despido, de acoso sexual, una causa que ha sido finalmente archivada.

Las asesorías de Monedero

Juan Carlos Monedero tiene profundas raíces dentro de los regímenes más polémicos y criminales de América Latina.

Además de haber sido el asesor del régimen chavista, sus conocimientos también llegaron hasta Bolivia.

A pesar de que no fue una relación directa, sí pudo llegar hasta el expresidente Evo Morales a través de la consultora mexicana que ahora se está investigando en la Fiscalía boliviana por haber cobrado 1,8 millones de dólares, Neurona Consulting.

Es importante recordar que el propio Juan Carlos Monedero reconoció en su programa, ‘En la Frontera’, que trabajó con Neurona “hace dos años”; justamente la misma consultora que ayudó a Podemos. Y, como era de esperar, la empresa mexicana también está vinculada con otros partidos políticos de lineamiento ideológico chavista dentro y fuera de Venezuela.

Según su propia web de Neurona, que posteriormente fue borrada, la empresa participó en “más de 200 campañas electorales, todas exclusivamente con candidatos y partidos de izquierda en países como Portugal, Costa Rica, Ecuador, México, Bolivia, Paraguay, Nicaragua, Venezuela y Colombia”.

Como adelantó OkDiario, el Tribunal de Cuentas ha estado investigando los contratos con esta firma y solicitó más detalles sobre los encargos de Podemos adjudicados a Neurona por más de 300.000 euros

Devolver medio millón

El informe demoledor del Tribunal de Cuentas pide a las distintas formaciones ahora integradas en Unidas Podemos que devuelvan al Ministerio del Interior casi medio millón de euros que les fueron concedidos en 2016 en concepto de subvenciones para sufragar gastos de seguridad, pero que no fueron utilizados estrictamente para los fines que establece la ley o que ni siquiera se han usado.

La formación de Pablo Iglesias recibió subvenciones para gastos de seguridad del ejercicio 2016 por importe de 384.276,94 euros y dijo haber invertido en este concepto 452.955,97 euros, pero ahora el tribunal ha detectado algunos conceptos no subvencionables por esta categoría que suman 323.828,22 euros

La mayor parte de ellos corresponde a los laborales de ocho trabajadores cuyas funciones no se ajustaban exactamente a las tareas de seguridad por las que se pueden recibir subvenciones, tales como el control de la entrada de su sede o labores de seguridad informática, y que, por tanto, deben ser devueltos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído