También comparten turbio pasado con el excomisario Villarejo

Garzón afianza su relación con Dolores Delgado con la compra de un lujosísimo ‘nidito de amor’

La del "Marlaska maricón", señalada por su relación con un exjuez que defiende a un testaferro de Maduro y Evo Morales

Garzón afianza su relación con Dolores Delgado con la compra de un lujosísimo 'nidito de amor'

Dicen que dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma condición.

Por lo pronto lo que parece evidente es que el exjuez Baltasar Garzón y la fiscal general del Estado, Dolores Delgado afianzan su relación sentimental con un paso más que relevante.

Y es que quien fuera magistrado de la Audiencia Nacional y exdelegado nacional del Plan contra la Drogas en la época de Felipe González en la presidencia del Gobierno ha decidido crear su ‘nidito’ de amor con Delgado en una de las zonas más exclusivas de la capital madrileña.

Garzón, quien, como dice ‘La Otra Crónica’ (El Mundo) aún no está legalmente divorciado de su primera mujer, Rosario Molina, con la que contrajo nupcias en 1980, habría adquirido un piso valorado en unos 800.000 euros en el mismo edificio donde está su despacho profesional, sito en la calle Menéndez Pelayo, justo enfrente del Parque de El Retiro.

Aunque tanto el exjuez como Dolores Delgado han tratado de llevar la relación en el más absoluto de los secretos, lo cierto es que recientemente fueron pillados en una escapada romántica a Roma en la segunda quincena de septiembre de 2020.

Y ya metido en harina, tampoco fueron ambos muy decorosos cuando se fueron de viaje hasta Cáceres justo en la jornada en la que el Ministerio de Sanidad decretó un cierre perimetral de Madrid capital y de municipios de la comunidad de Madrid de más de 100.000 habitantes, el 2 de octubre de 2020,

ALGO MÁS QUE UNA RELACIÓN DE ALCOBA

Lo cierto es que Baltasar Garzón y Dolores Delgado están mucho más unidos que por una simple relación amorosa.

Ambos han estado relacionados con ese comisario al que ahora denostan, José Manuel Villarejo, y con el que no tenían escrúpulos a la hora de compartir ‘información vaginal’, amén de que, como quedó demostrado en uno de esos audios que guarda como bombas de racimo el expolicía, la ahora propia Fiscal General del Estado no tenía empacho en califica a Fernando Grande-Marlaska como «maricón».

Pero ahora, amén de grabaciones, viajes trasatlánticos y comilonas subidas de tono en el madrileño restaurante Rianxo, hay otro asunto capital que deja claro que ni Baltasar Garzón ni Dolores Delgado están dispuestos a mostrarse discretos.

Y es que uno de los clientes ‘caviar’ del exmagistrado de la Audiencia Nacional, empapelado a 11 años de inhabilitación por el Tribunal Supremo tras las escuchas ilegales en el ‘caso Gürtel‘, es ni más ni menos que Alex Saab, testaferro de Nicolás Maduro y del ex presidente de Bolivia Evo Morales.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído