La defensa del excomisario se persona ante el Tribunal Supremo para desbaratar la trama judicial de la tropa podemita

Villarejo se querella contra Iglesias y su camarilla por denuncia falsa en el ‘caso Dina’

"El mencionado relato fáctico permite afirmar que el querellante es sujeto pasivo del delito, perjudicado y ofendido, por lo que estaría legitimado para el ejercicio de la acusación particular"

Villarejo se querella contra Iglesias y su camarilla por denuncia falsa en el 'caso Dina'

La situación comienza a ponerse igual de morada que el color de su partido.

A Pablo Iglesias cada vez se le vuelve más del revés el llamado ‘caso Dina’ y ahora es el excomisario José Luis Villarejo quien se ha querellado contra el vicepresidente segundo del Gobierno por denuncia falsa.

Y no es el único que está en el ojo del huracán del expolicía. También van en el mismo saco la propia exasesora de Iglesias en el Parlamento europeo, Dina Bousselham; Gloria Elizo, vicepresidenta tercera en el Congreso de los Diputados, y la abogada de Unidas Podemos Marta Flor.

El escrito presentado ante la Sala Penal del Tribunal Supremo es un tocho de unas 120 páginas y según lo mollar del mismo, según publica Libertad Digital, se basa en los fundamentos ya expuestos por el juez García Castellón.

Otra cosa será comprobar hasta dónde puede llegar la querella viendo como está ahora mismo la Fiscalía General del Estado con una Dolores Delgado presta a hacer todos los favores para proteger al Gobierno de Sánchez y el propio Iglesias.

Por lo pronto, viendo como quiere despachar por la puerta de embarque prioritario el caso ‘Delcygate’, no sería de extrañar que este nuevo frente que se le abre al líder de Unidas Podemos acabe encontrando como destino la papelera.

El texto presentado ante el Alto Tribunal, siempre según lo recogido por Libertad Digital, subraya que:

La exposición razonada describe los elementos objetivos y subjetivos del tipo penal contenido en el artículo 456.1 del Código Penal, el delito de acusación y denuncia falsa, del que serían autores materiales los querellados don Pablo Manuel Iglesias Turrión y doña Dina Bousselham, con la cooperación necesaria de la letrada doña Marta Flor Núñez García y de doña María Gloria Elizo Serrano que también pudo ser inductora del delito.

Igualmente, el mencionado relato fáctico permite afirmar que el querellante es sujeto pasivo del delito, perjudicado y ofendido, por lo que estaría legitimado para el ejercicio de la acusación particular, atendiendo al carácter pluriofensivo del delito dado que con su comisión se ataca a un bien jurídico supraindividual (la Administración de Justicia y su recta aplicación) y a otro individual (el honor del falsamente acusado), en tanto que se ha pretendido por sus acusadores atribuirle determinados hechos delictivos a sabiendas de la falsedad de la imputación.

Recuerda que desde marzo de 2019 el líder de Unidas Podemos apostó por la tesis de que Villarejo estaba detrás del llamado ‘caso Dina’:

Dicha imputación directa al querellante aparece ya en la inicial declaración del querellado Sr. Iglesias prestada el día 27 de marzo de 2019 cuando manifestó, entre otras cosas que, había ‘un policía que encargue el robo de ese teléfono móvil y se lo filtre a un periodista para que lo publique’; imputaciones que se precisan aún más en sus escritos posteriores, empezando por el de personación.

Como decimos esta inicial imputación se desarrolla ampliamente en los siguientes escritos de contenido indudablemente incriminatorio dirigidos al órgano jurisdiccional instructor presentados por los querellados don Pablo Manuel Iglesias Turrión y doña Dina Bousselham representados técnicamente por la también querellada doña Marta Flor Núñez García, que dan lugar a resoluciones, decisiones y actuaciones del órgano jurisdiccional.

La denuncia recalca el hecho de que las acusaciones de Pablo Iglesias son un ataque directo a la honorabilidad de Villarejo y de otras personas imputadas por la denuncia del hoy vicepresidente segundo del Gobierno:

Es perfectamente posible imputar falsamente a otra persona la comisión o la participación en un hecho delictivo mediante un acto de personación que, por definición, implica un proceso penal ya incoado. En efecto, ese ejercicio de la acción penal, a sabiendas de la manifiesta falsedad de los hechos sobre los que se apoya, da lugar a nuevas actuaciones procesales —en el presente caso, el acto de personación fue acompañado de la petición de diligencias—, hace pervivir sin justificación un procedimiento, menoscaba la honorabilidad de los injustamente imputados y, precisamente por ello, intensifica la ofensa al bien jurídico tutelado.

En estrictos términos de imputación objetiva, no existiría obstáculo conceptual alguno para la imputación de los daños subsiguientes, que suponen una previa acción dañosa cuyos efectos se intensifican por una acción con incuestionable capacidad lesiva del bien jurídico tutelado.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído