El juez Juan José Escalonilla sigue ahondando en las cuentas de Podemos por su presunta financiación ilegal

El administrador de IU se lava las manos como Pilatos y acusa a Podemos de los turbios contratos con Neurona

Carlos García Ramos afirmó ante el juez que los acuerdos con la consultora chavista fueron realizados por el administrador de Podemos, Daniel de Frutos

El administrador de IU se lava las manos como Pilatos y acusa a Podemos de los turbios contratos con Neurona
Pablo Iglesias PD

Carlos García Ramos se lavó las manos como Poncio Pilatos ante el juez que investiga la posible financiación irregular de Podemos.

El administrador de Izquierda Unida para la coalición electoral Unidas-Podemos en los comicios generales de 2019 echó balones fuera y afirmó que se fiaba ciegamente de los contratos celebrados por el administrador de Podemos, Daniel de Frutos.

Para desvincularse totalmente de los turbios contratos con la consultora chavista Neurona, García Ramos insistió al magistrado Juan José Escalonilla en que cada parte realizaba sus contratos y solo comunicaba a su socio el detalle de los gastos para no exceder el límite legal.

«No se validaban los contratos uno a otro, no se trataba de que los contratos tenían que pasar por uno de los dos integrantes de la coalición, cada uno tenía sus proveedores. Sí había una mancomunidad en relación al exceso de gastos, porque evidentemente hay un tope de gastos en una campaña electoral», intentó matizar el abogado de Podemos, Gorka Vellé, sobre la declaración de García Ramos.

«A efectos de control de gasto, no de los contratos, había esa colaboración mutua», indicó.

En un esfuerzo por desvincularse totalmente de la consultora chavista, el administrador de Izquierda Unida afirmó ante el juez que no pudo leer el contrato entre Podemos y Neurona hasta los meses de octubre y noviembre, una vez transcurrida la campaña electoral.

En este sentido, aseguró que su primer contacto con la documentación ocurrió cuando ambos administradores pusieron en común toda la información para enviarla al Tribunal de Cuentas.

Finalmente, García Ramos precisó que ninguna persona de su partido político se puso en contacto con los exabogados de Podemos José Manuel Calvente (el denunciante) y Mónica Carmona para poner en su conocimiento presuntas irregularidades.

Carmona afirmó el pasado 28 de octubre ante Escalonilla, en calidad de testigo, que «Izquierda Unida estaba inquieta y reticente a estos contratos» con Neurona porque se habrían hecho «sin el conocimiento ni consentimiento del administrador de IU».

No obstante, se negó a revelar la identidad de las personas que acudieron a ella, como responsable de Cumplimiento Normativo de Podemos, para denunciar las supuestas irregularidades.

La ‘excusa’ COVID, no funcionó

El abogado de Neurona solicitó al juez que investiga las cuentas de Podemos que retrasase las declaraciones previstas para el viernes 13 de noviembre.

Según el letrado, Elías Castejón, administrador de la consultora chavista, no podrá asistir por haber estado en contacto con una persona que ha dado positivo en coronavirus.

Sin embargo, la excusa no fue aceptada y Castejón tuvo que acudir ante el juzgado de instrucción número 42 de Madrid.

Es importante recordar que el abogado del administrador de la consultora chavista intentó evitar la comparecencia alegando que la empleada del hogar de su cliente, que «permanece horas al cuidado de la familia», le comunicó el martes 10 de noviembre por la mañana que había contraído el virus y que consecuentemente está aislada.

«Lamentándolo enormemente y dada la situación de confinamiento a que este letrado debe someterse junto con toda su familia por el periodo establecido por las autoridades sanitarias (10 días), se solicita la suspensión y aplazamiento de las declaraciones previstas para el 13 de noviembre de 2020, incluida la de mi representado», plantea el abogado.

Una versión que no evitó su presencia en el Tribunal.

Presión de la Fiscalía a favor de Podemos

Desde la Fiscalía (en manos de la exministra de Justicia de Pedro Sánchez, Dolores Delgado) se está presionando al juez para que no investigue la presunta financiación irregular de Podemos.

A través de la Fiscalía Provincial de Madrid se envió un escrito ante el juez que investiga a Podemos solicitándole que desestime el archivo de la causa.

En este sentido, respalda el interés del partido de extrema izquierda e incluso adopta sus argumentos, ya que la Fiscalía considera que mantenerle como imputado “resulta más garantista” aunque considere que aún no existen indicios de ese delito.

Así respondió la Fiscalía al recurso de apelación que interpuso Podemos hace más de dos meses en contra de la investigación por las presuntas irregularidades en el contrato con Neurona Consulting para la campaña electoral de 2019.

A lo que agrega que si el partido de extrema izquierda no tuviera condición de investigado “mal podría proponer prueba o interponer recursos como ha venido haciendo a lo largo del procedimiento”.

La Fiscalía insiste en su escrito dirigido al titular del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, Juan José Escalonilla, que los «únicos» hechos en los que aprecia “indicios racionales” de delito son los referidos a la contratación de la mercantil Neurona.

Sin embargo, entiende que es esos hechos, como se refiere en el informe remitido por la Fiscalía del Tribunal de Cuentas, son susceptibles de ser incardinados en un delito de falsedad en documento mercantil y un delito electoral.

En este sentido aclara también que “ni el delito de falsedad ni el delito electoral pueden ser cometido por persona jurídica, más aun, en el supuesto del delito electoral solo puede ser cometido por los administradores generales”.

El fantasma de ‘Neurona’

Desde el Gobierno, y en concreto desde Podemos, existe un gran interés por cerrar cuanto antes el ‘Caso Neurona’. Más ahora, que la victoria electoral de Evo Morales en Bolivia les facilita el cese de filtraciones a la justicia española desde el país latinoamericano.

Es importante recordar que la consultora Neurona recibió, al menos, 1,6 millones de euros del Gobierno de Evo Morales.

Los contratos, que están siendo investigados por la Justicia del país andino por su presunta relación con la corrupción, llevaron a la imputación de 14 altos cargos del Gobierno de Evo Morales. Un grupo que podría crecer internacionalmente por los nexos de Neurona con los fundadores de Podemos.

Con Luis Arce en la presidencia, se prevé que el MAS buscará ocultar y destruir todos los documentos que puedan comprometer a Podemos (con quienes realizaron la campaña de 2019 a cambio de 300.000 euros, una operación tildada de irregular por el Tribunal de Cuentas de España) y, en particular, a Juan Carlos Monedero, quien está vinculado directamente con la consultora.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído