La Fiscalía en manos de Dolores Delgado solicitaba casi dos años de cárcel

De Galapagar a ‘Gulagpagar’: condenan a prisión a un vecino por comer roscón frente al chalet de Iglesias

Francisco Zugasti es condenado a pasar siete meses en prisión por protestar frente el casoplón de los ‘Marqueses de Galapagar’

De Galapagar a 'Gulagpagar': condenan a prisión a un vecino por comer roscón frente al chalet de Iglesias

Los ‘Marqueses de Gulagpagar’ -hay quien propone cambiar ya el nombre a la primorosa localidad de la sierra madrileña a la vista de como se están poniendo allí las cosas- logran que se condene a prisión a un vecino que…. comía roscón de reyes frente al costoso chalet.

El Juzgado de lo Penal número 14 de Madrid sentenció a Francisco Zugasti a siete meses de cárcel por un delito de atentado.

El ciudadano fue detenido el pasado 30 de diciembre por comer roscón frente al casoplón del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, y la ministra de Igualdad, Irene Montero.

La sentencia de la juez Margarita Valcarce de Pedro detalla que “examinado y valorando el alcance, la entidad los hechos, que no se produjeron lesiones en el agente de la autoridad, y que el acusado a pesar de no contar con antecedentes penales, tiene numerosas denuncias por faltas de respeto a los agentes, procede imponerle, por el delito de atentado, la pena de siete meses de prisión”.

Hay que recordar que la Fiscalía solicitaba una pena de 1 año y ocho meses de cárcel por atentado contra la autoridad.

En el juicio han declarado, cuatro de los guardias que acudieron a reforzar el dispositivo de seguridad de la casa de Iglesias e Irene Montero.

Entre ellos se encontraba el sargento que ordenó ampliar los metros de perímetro de seguridad, motivo por el cual acabó el asunto con una detención.

La fiscal, tras escuchar a los testigos y visionar los vídeos, mantuvo la acusación de atentado contra la autoridad por la que solicitaba 20 meses de cárcel.

Los hechos por los que Zugasti ha sido condenado se remontan al 30 de diciembre del pasado año.

El ahora condenado tomaba un chocolate con roscón con un grupo de amigos que rondaban todos ellos los 60 años. Eso sí, gran ‘equivocación’, lo hacían ante la mansión del vicepresidente del Gobierno.

La salida forzosa de la zona blindada por los agentes acabó con Zugasti como detenido.

En las imágenes, filmadas por otra vecina que le acompañaba, se puede observar cómo ambos abandonaban el lugar conducidos por la Benemérita.

Zugasti suplicó a los agentes que no le pisaran los pies. Acto seguido se produjo un forcejeo que terminó con este vecino en comisaría.

La obsesión de ambos por meter en la cárcel a quienes se concentran frente a su vivienda -otro vecino, Miguel Frontera, se enfrenta también a penas de prisión- choca de bruces con la consideración que hacían los líderes podemitas cuando eran los dirigentes del PP quienes sufrían el acoso de la izquierda.

Entonces, aquello «era jarabe democrático de los de abajo».

Se conoce que no les gusta probar su propia medicina y, en consecuencia, han decidido utilizar a la Fiscalía de Dolores Delgado para acabar con las protestas.

Nunca hasta ahora un roscón de Reyes había sido considerado una forma de amenaza.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído