Las penas serán mayores que las mínimas por violación

Con la Ley de Malestar Animal de Ione Belarra saldrá más caro maltratar a un animal que una violación

Tras la chapuza perpetrada por Irene Montero, ahora Ione Belarra llega con su Ley de Maltrato Animal con penas de hasta 4 años y medio de cárcel

Ione Belarra e Irene Montero en el Congreso.
Ione Belarra e Irene Montero en el Congreso.

El Gobierno de Pedro Sánchez vuelve a las andadas. No contentos con el desaguisado provocado con ‘la Ley del Sólo Sí es Sí, el socialista Sánchez y sus compinches quieren ahora que las penas por maltratar a «animales vertebrados», causándoles la muerte, sean superiores a las condenas por atentar contra la libertad sexual de otra persona sin su consentimiento, que tiene un máximo de cuatro años, mientras la primera puede llegar a los 4 años y medio.

Las enmiendas de Podemos al proyecto de Ley de Maltrato Animal impulsado por el Ministerio de Derechos Sociales de la podemita Ione Belarra, no se ponen de acuerdo ni entre ellos, consideran que determinados hechos deben «implicar en todo caso un cumplimiento efectivo de la pena de prisión». El Consejo General del Poder Judicial ya ha advertido de que la reforma penal en materia de maltrato animal puede afectar al principio de proporcionalidad de las sanciones, porque, por ejemplo, con la nueva norma pegar a un perro acarrea una pena de entre tres y 18 meses de cárcel, mientras que una agresión de un hombre a su pareja, sin lesiones graves, se pena con entre seis meses y un año.

Ione Belarra

Entre los agravantes que se tendrán en cuenta destacan el «ensañamiento»,  que el hecho se produzca «en presencia de un menor de edad o de una persona especialmente vulnerable», cuando el autor sea «el propietario o quien tenga confiado el cuidado del animal», cuando exista ánimo de lucro o se cometa «para coaccionar, intimidar, acosar o producir menoscabo psíquico a quien sea o haya sido cónyuge o a persona que esté o haya estado ligada al autor por una análoga relación de afectividad, aun sin convivencia», cuando se produzca «en un evento público o para difundirlo a través de tecnologías de la información o la comunicación» o cuando se «utilice veneno, medios explosivos u otros instrumentos o artes de similar eficacia destructiva o no selectiva». Estamos delante de otro disparate, que es la tónica general de la acción legislativa de estos indocumentados que nos gobiernan.

La formación morada propone que quien cause la muerte a un «animal vertebrado» -entre los que se incluyen no sólo las mascotas habituales, sino «los animales en libertad y silvestres»- sea castigado con entre 1 y 3 años de prisión, pena que puede verse incrementada hasta los 4,5 años en el caso de que concurran dos o más agravantes. Como señalábamos anteriormente, el umbral máximo de esa pena es más grave que el umbral máximo, 4 años, fijado para quien atente contra la libertad sexual de una mujer sin su consentimiento. El desquicie de Podemos alcanza cotas surrealistas. La nueva ley animal, si no se corrige, será una animalada jurídica propia de descerebrados que no son capaces de entender que golpear a un perro no puede tener una pena mayor que agredir a una mujer, ni que matar un loro sea más grave que una agresión sexual.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído