Ramón Pi – Desde la libertad.- Soberanía plena

MADRID, 14 (OTR/PRESS)

El principal partido nacionalista catalán, Convergència Democràtica (CDC), ha celebrado su congreso. Artur Mas ha sido reelegido secretario general, ha manifestado su deseo de no volver a aspirar más al cargo, y espera ser, de todos modos, el candidato a la Presidencia de la Generalidad en las próximas autonómicas. Un poco original, pero a fin de cuentas bastante previsible. El principal objetivo de CDC sigue siendo el mismo: una Cataluña «plenamente soberana».

Cuando se ha preguntado al portavoz del partido, Felip Puig, cuál es la diferencia entre plena soberanía e independencia, la respuesta ha sido el diseño de una Cataluña como si fuera independiente, pero sin ser independiente. O sea, exactamente lo que diseña el nuevo Estatuto, que está ya vigente aunque siga pendiente de sentencia del Tribunal Constitucional, al haber sido recurrido justamente porque algunos recurrentes piensan que este modo de entender la autonomía es irreconciliable con la Constitución.

Ahora falta ver qué dirá el Tribunal. Seguramente hay quien piensa que resulta sumamente difícil cohonestar el Estatuto y la Constitución, por no decir imposible. Pero a quienes así opinan tal vez sería conveniente recordarles que, cuando el grupo de empresas Rumasa fue expropiado por Decreto-Ley, el TC declaró constitucional aquel despojo, argumentando que la expropiación no tiene necesariamente que ver con el derecho de propiedad. Para el Tribunal Constitucional, como para Dios, no hay nada imposible.

Ramón Pi.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído