Pedro Calvo Hernando – La crisis lo primero

MADRID, 15 (OTR/PRESS) La suspensión de pagos de Martinsa-Fadesa, la gran inmobiliaria española, es el emblema del pinchazo de la burbuja inmobiliaria y de la crisis económica. Vamos a ver si con este acontecimiento nos convencemos todos de que tenemos que dejarnos de estupideces y de jolgorios semánticos para dedicarnos a afrontar con decisionismo y garantías de éxito el combate contra la grave situación de la economía, desde luego en la parte, pequeña o grande, que tiene su origen dentro de nuestras fronteras. El día 23 al fin se van a reunir el jefe del Gobierno y el de la oposición, después de más de un año sin hacerlo, lo que venía siendo un escándalo mayúsculo que apenas llamaba la atención de nadie. Es evidente que de esa reunión entre Zapatero y Rajoy en la Moncloa tiene que salir un acuerdo global, sincero y eficaz para luchar contra la crisis económica, por encima de cualquier otro tema, como la renovación de los órganos institucionales, la financiación de las comunidades autónomas o la inmigración. Estas cuestiones deben ser tratadas, pero en esta hora es claro que lo primero es la economía.

Tratarán también del órdago del lehendakari con su famosa consulta para el 25 de octubre, recurrida ante el Constitucional por el Gobierno en el instante mismo en que la decisión del Parlamento vasco era publicada en el boletín oficial de allá. Habarán sin duda de la excarcelación de De Juana Chaos y de los caminos que en el futuro podrían remediar las humillaciones a las víctimas del terrorismo al tenerse que encontrar en la calle con los asesinos de sus deudos, tras el cumplimiento de la condena. Y habrán de tocar muchas más cuestiones, como exige el irregular hecho de que llevasen más de un año sin reunirse. Pero, por encima de todo, no lo dudemos, tiene que ocuparles la búsqueda de soluciones a la crisis económica y sus fatales consecuencias. Pero colaborando sin aspavientos ni majaderías, que los millones de españoles no tenemos la culpa de sus enfrentamientos partidistas ni de sus manías y obsesiones, especialmente en el caso del partido de la derecha y de sus dirigentes.

Pedro Calvo Hernando.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído