Julia Navarro – Escaño Cero.- Nada es lo que parece

MADRID, 15 (OTR/PRESS) Se ha tenido que publicar una encuesta indicando que una gran mayoría de españoles cree que el gobierno está siendo incapaz de afrontar la crisis económica, además de querer ocultarla, para que desde el gobierno hayan decidido dar un paso a ver si lo remedian, que consiste en que el vicepresidente Solbes comparezca en el Parlamento para explicar qué está pasando y qué piensa hacer para remediarlo.

Lo cierto es que a los ciudadanos nos irritan esos intentos grotescos del Presidente y sus ministros de no querer pronunciar la palabra «crisis» y dar vueltas dialécticas para negar que la situaciones la que muchos españoles están padeciendo.

Mientras el presidente, en ese tono solemne que suele utilizar, viene diciendo que hay dos políticas económicas una de derechas y otra de izquierdas, la suya claro es la de izquierdas, y eso es lo que vamos a notar.

Es evidente que la división entre la derecha y la izquierda es nítida por más que algunos se empeñen en decir que todo es igual. No, no lo es, pero políticas económicas de izquierdas no son dar cuatrocientos euros a los contribuyentes. Como tampoco alcanzo a ver cuáles son las políticas, de las que tanto cacarea el gobierno Zapatero, en pro de los jóvenes.

La política de este gobierno y de nuestro presidente consiste en una especie de sombras chinescas, o sea nada es lo que parece. Estamos padeciendo una crisis económica pero la realidad es que es una desaceleración según el presidente.

Los jóvenes que terminan la carrera, pongamos Medicina o Enfermería o Farmacia, Física, Biología, etc, emigran a otros países en busca de poder ejercer lo que han estudiado porque tienen más oportunidades y les pagan mejor.

Pero eso sí, nuestro presidente hace guiños al electorado diciendo que él es el gran paladín de los jóvenes, pero la pregunta es: ¿Qué hace por ellos amén de hablar de ellos?

A mí me parece un escándalo que nuestros jóvenes médicos tengan que emigrar porque aquí no se les paga, teniendo en cuenta que se necesitan médicos en la Seguridad Social, y que -¡Paradojas!- los importamos del Tercer Mundo para explotarles porque se les paga menos.

Pero tranquilos, que Zapatero garantiza la paz social. Los «grandes» bancos están encantados con él, lo mismo que las grandes empresas que no pierden negocio, y los sindicatos están calladitos porque el presidente es uno de los suyos.

Mientras, ya se sabe, no hablemos de crisis porque ésta no existe, y hablemos de la gran promoción que el gobierno hace de los jóvenes mientras éstos emigran simplemente para poder cobrar un sueldo digno.

Lo dicho, nada es lo que parece.

Julia Navarro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído