José Cavero – ¿Habrá terminado el 11-M?


MADRID, 19 (OTR/PRESS)

Todavía parece que hay algunas dudas en el frente de los «conspiranoicos», como fueron calificados en su día quienes no se contentaron con las pesquisas de los equipos policial y judicial que, finalmente, concluyó el sumario, sentenció el Caso y por último, lo dejó en manos del Supremo para que atendiera, o no, los recursos de casación que se presentaron.

El Supremo ha hecho algunas leves rectificaciones, atendiendo, naturalmente, a la condición esencial de si cada sentencia tenía sus correspondientes pruebas, y el asunto ha vuelto, una vez más, a los políticos y medios informativos que no cesan de observar y alertar. ¿Terminó el Caso 11-M?

El Supremo ha venido a proclamar que los datos recabados por el Juez del Olmo, por la sentencia de la Audiencia, contienen una explicación coherente, razonada y completa de lo ocurrido.

Para los familiares de las víctimas, para los acusados y sus abogado para la opinión pública en general, parece que sí, que todo está ya dicho y redicho, y que nada más queda por esclarecer, salvo que, alguna vez, desde algún lugar, alguien aparezca para establecer alguna nueva verdad, o proclamarse supremo promotor de la tragedia o para reivindicar las «verdaderas razones» de aquel horror…

Por lo demás, en su mayor parte, los ciudadanos están bastante conformes con el trabajo que han realizado policías, jueces, fiscales, abogados y prensa en general, pero ya se sabe que siempre hay alguna clase de excepción. Por ejemplo, en el PP.

Desaparecidos de la dirección del PP los máximos líderes de aquel movimiento «conspiranoico», que primero apuntaron a la autoría de ETA y que luego reclamaron más y más datos porque no terminaban de satisfacerle los que llegaron a conocerse…, pues desaparecidos de la primera fila Angel Acebes, Eduardo Zaplana, Jaime Ignacio del Burgo, Ignacio Astarloa…, algunos otros correligionarios del PP, como el rehabilitado exministro Federico Trillo, y ocasionalmente la propia secretaria general Dolores de Cospedal, han alentado alguna sospecha y algún «cabo suelto», a tono con los que aún se siguen apuntando desde el periódico que dirige Pedro José Ramírez, que nunca se dio por satisfecho con los datos del sumario, con la actuación de los jueces o con las sentencias de la Audiencia ni ahora tampoco del Supremo.

Para unos u otros, sigue siendo «una laguna» lo relativo al descubrimiento de la autoría intelectual del crimen múltiple. ¿Los suicidas de Leganés? Tal vez, pero como nunca quisieron hablar, o los testimonios que dejaron a sus familiares acaso fueron insuficientes…

En efecto, esta vez el PP deja entreabierta alguna puerta a futuribles investigaciones y hallazgos con las declaraciones de Trillo, que insiste en que «sigue sin intuirse cuál puede ser la autoría intelectual».

Anteriormente había sido Cospedal quien mencionó «el derecho a conocer absolutamente toda la verdad»…

Dicho de otro modo, el PP no termina de resignarse a asumir por completo las sentencias de los jueces. Incluso después de que el partido de Rajoy como tal eludiera pronunciarse sobre el asunto, aunque lo hayan hecho algunos de sus figuras relevantes: Pío García Escudero o Ruiz Gallardón han dado por concluido y resuelto el caso.

El Mundo, en cambio, sostiene que claro que hay que seguir investigando las dudas razonables aún existentes. «Todavía hay mucho que esclarecer sobre el 11-M», insiste el referido periódico y algunos de sus columnistas más caracterizados.

Desde el lado socialista, José Blanco ha reclamado que Rajoy pida perdón por lo que hizo y dijo en los cuatro años anteriores. Y hoy se sabe que la Audiencia Nacional sigue instruyendo diligencias secretas para averiguar algunos aspectos de la matanza, todavía sin esclarecer.

Es mucho «caso», mucha sangre derramada, para que lo entierren las sentencias más perspicaces y laboriosas.

José Cavero.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído