José Cavero – La recta final de la política


MADRID, 23 (OTR/PRESS)

Con bastante probabilidad, la economía, y más concretamente la crisis económica, nos haya de acompañar de manera permanente durante el tiempo del mes más veraniego por excelencia, agosto.

La política, en cambio, es del todo probable que se despida durante la mayor parte de este mes veraniego. De hecho, ya se ha señalado una excepción a la regla: el Consejo de Ministros extraordinario que se desarrollará el día 14 para, según se nos ha anticipado, hacer el seguimiento de las medidas adoptadas para combatir la crisis económica.

Es decir, que incluso en el área de la política, la preocupación esencial es la economía y su crisis, como no podría ser de otro modo.

Pero, de momento, la política empieza a despedirse «por el calor». Tuvo ya una primera despedida en el «homenaje» que el propio PSOE se dio a sí mismo y a su líder Zapatero en el acto al que acudieron, en la tarde de este martes, los más altos cargos de Gobierno y del Parlamento con esta característica ideológica.

Muchísimos aplausos, muchas cifras y el deseo apremiante y la exigencia de Zapatero de demostrar que su Gobierno está extraordinariamente activo desde el primer día, y que no quiere que se aliente la imagen de que el gobierno no hace frente a las tareas pendientes.

Este Gobierno invierte, dirige inversiones como no lo hizo antes, en materia de infraestructuras, por ejemplo y lo dispone todo para el momento en que el nuevo cambio de ciclo nos permita regresar y recuperar los tiempos anteriores de bonanza económica y de progreso social.

El Gobierno quiere que no se pierda el tiempo y demuestra que hace andar cada aspecto de su actividad.

La política, sin embargo, tendrá mas eficaz y apreciable despedida en los encuentros que Zapatero ha comenzado a desarrollar esta misma mañana, con Mariano Rajoy, y que proseguirá en los días siguientes con los restantes «cabezas de cartel» de las otras fuerzas políticas.

No falta quien entiende que la convocatoria de Llamazares o Durán, Erkoreka o el mismísimo Chávez, responde a la intención última del Gobierno de restante importancia al primero de esos encuentros, con el principal dirigente opositor. Si desfilan todos, nadie es más importante que los demás.

La política es probable que se despida también en el momento mismo de iniciarse las primeras gestiones del vicepresidente Solbes con los consejeros de Economía y Hacienda de las Comunidades Autónomas.

Lo más probable es que Solbes explique un poco más su fórmula, o que tras exponer tal fórmula proponga a cada una de las Comunidades que negocie por su cuenta, pacte y determine su futura financiación.

De momento, y antes del comienzo mismo de las negociaciones, Solbes ya había recibido «calabazas» por parte de la mayor parte de sus interlocutoras: Cataluña, Madrid, Aragón…

Hasta el punto de que, constatado su fracaso, y tras reprochar a Cataluña que quiera imponer su modelo, se planta y anuncia que no modificará el texto base previsto, descarta el pacto de financiación dentro de los plazos que fija el Estatut y opta por ganar tiempo. Solbes se resiste a revelar qué cantidad aportará el Estado a las Comunidades hasta el último día…, y no se excluye que aparque la cuestión hasta el otoño.

Cuando también deberá sentarse a negociar los presupuestos para el también muy difícil año 2009.

JOSE CAVERO

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído