Luis del Val – El precio del café


MADRID, 11 (OTR/PRESS)

Estamos en un pub, que hace las veces de cafetería, en una de las vías principales de Alicante. No es un sitio lujoso, y tampoco es una tasca astrosa, sino unos de esos establecimientos que suelen abundar en el centro de las ciudades españolas. Alguien habla del delirio de Julio Iglesias por pedir 750 euros por escucharle cantar, lo que le obligó a suspender el concierto en Mallorca, y, más allá, se habla de que algunos chiringuitos de la playa tienen precio de restaurantes con mantel.

Veo entrar una mujer joven, con aspecto cansado, esas señales de fatiga que se quedan en el rostro tras una jornada de trabajo. Va vestida con modestia, pero limpia, como decía mi abuela, y le pregunta al camarero cuánto vale un café. Intento observar a través de espejo brumoso, porque no es frecuente que alguien pregunte por el precio de un café antes de solicitarlo. El camarero le explica que depende de cómo sea el café, y la mujer explica que sería un café americano. No me ha pasado inadvertido el condicional «sería», que significa que la compra de la bebida depende del precio. «Un euro, veinte», responde el camarero.

«Por favor, déme uno para llevar», y, a continuación, la mujer saca las monedas y las coloca encima del mostrador. Comprendo que esta mujer me ha causado más impresión que las variadísimas catástrofes que leo en los periódicos, por ese principio periodístico en que lo cercano agiganta su importancia. Hay que tener un presupuesto muy, pero muy ajustado, para tener que calcular si se puede invertir o no el dinero en un café, que puede que sea parte de la cena, o premio a una larga jornada de trabajo. En la mesa de al lado, continúan con el lamento sobre los elevados precios de los restaurantes, y alguien habla de una tasca donde se puede tomar una cena decente por menos de treinta euros. Calculo que la mujer que acaba de marcharse con el precio de esa cena podría tomarse casi un café diario durante un mes.

www.luisdelval.com

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído