José Cavero (y 2) – Segundos fuera


MADRID, 31 (OTR/PRESS)

Pero, sobre todo, insiste en la necesidad de reducir el gasto público: «El Gobierno ha aumentado el gasto público los últimos cuatros años el 9%, muy por encima del PIB nominal. Nosotros, en 2000 y 2004, aumentamos el gasto público por debajo del crecimiento de la economía, a pesar de que eran años electorales.

Ahora, el Gobierno ha previsto aumentar el gasto público por encima del 4%, aunque dice que el crecimiento nominal de la economía será del 3,5%. El Presupuesto no debería crecer por encima del 2%. El Gobierno debería mantener el gasto social, teniendo en cuenta que le va a subir mucho la partida de desempleo.

Y debería mantener la inversión productiva, pero, al igual que se aprietan el cinturón las familias, el Gobierno daría una señal de confianza si hiciera un esfuerzo de austeridad. La única medida que ha tomado fue la de los 400 euros, que fue un anuncio pintoresco, y la del regalo de una bombilla a cada español. Eso no contribuye a generar esperanza y credibilidad. Soy partidario es de que el gasto público no crezca por encima del 2% del Presupuesto.

Lo hicimos en 1997 y funcionó. Vinieron diez años muy buenos para la economía. Pero es el Gobierno el que tiene que tomar la decisión. Yo defiendo una apuesta por la inversión productiva y el mantenimiento de las políticas sociales. En el primer trimestre, España creció mucho menos que el resto de economías europeas, y ahora sólo hemos crecido un 0,1%. Y en España, desgraciadamente, se sigue destruyendo mucho empleo, algo que no está ocurriendo ni en Francia ni en Alemania ni en la mayoría de países europeos».

Se declara en otro momento partidario de mayor flexibilidad en la economía y de mayor seguridad en el empleo, y dice de los presupuestos de 2009 que deben tener como objetivo combatir la crisis económica, y que no deben ser un enjuague para atender los intereses de partidos o de la financiación autonómica. La crisis económica se ha convertido en crisis política por la falta de apoyos del Gobierno. Incluso con su propio partido, el PSC, tienen problemas. Los políticos deben ser conscientes de que sus decisiones tienen consecuencias.

No se escapa Solbes a sus críticas: «Solbes no ha aportado nada nuevo al debate de la financiación. Debe explicar lo que quiere hacer, porque aún no lo sabe. Creo que el nuevo modelo de financiación autonómica se debe hacer por unanimidad, como se ha hecho siempre, porque es la garantía de igualdad de los ciudadanos en el acceso a las prestaciones públicas.

Y eso debe hacerse sin subir los impuestos, y sin dejar al Estado, que tiene que garantizar la cohesión y la solidaridad, en la indigencia económica. Todos votamos el modelo e financiación aprobado en 2001 y dijimos que sería indefinido en el tiempo, que era una manera de decir que fijábamos las reglas del juego.

Uno de los elementos de ese modelo contemplaba la evolución de la población. Es verdad que ahí hay que actuar porque la población ha aumentado en cinco millones de personas en los últimos tiempos, y es verdad que ha aumentado en algunos lugares más que en otros. Cuando eso ocurre se disparan los gastos en sanidad, educación… Le recuerdo que el modelo anterior lo había aceptado todo el mundo, incluso la Generalitat de Cataluña. Por eso hablo del bombero pirómano. No había ninguna necesidad de crear un problema como el que ha creado Zapatero, que ahora somos incapaces de resolver».

Reconoce Rajoy que hay gobiernos autónomos del PP que simpatizan con el modelo de financiación catalán, como Madrid o la Comunidad Valenciana, y otros que lo rechazan abiertamente, como Castilla y León. «Estamos de acuerdo en lo esencial. Lo que ocurre es que si se pretende dar vueltas a todo el modelo es evidente que a unos, para el reparto del dinero, les gusta más el criterio de la población, y a otros, el del envejecimiento, la dispersión o la insularidad.

En mi partido, en este asunto, los problemas son menores. Nosotros no propusimos el cambio, es el Gobierno quien dijo que había que cambiar el modelo de financiación, y lo que tiene que hacer es decir cómo quiere cambiarlo. El Gobierno está metido en un callejón con muy difícil salida».

Dice en las mismas declaraciones que hará todo lo posible para que haya un acuerdo de renovación del CGPJ y del TC en septiembre, que se deberían haber renovado hace un tiempo…Y luego, se declara contrario a modificar la Ley del aborto. Tampoco le parece necesario ni bueno hacer un cambio en materia de eutanasia y el derecho a una muerte digna, y en cuanto a la Educación para la Ciudadanía, se declara partidario de que no exista esa asignatura.

Sobre la Ley del Matrimonio de Homosexuales, recuerda que en el programa de 2004 llevaba una ley como la actual, con los mismos derechos, pero con la única diferencia de que no lo llamábamos matrimonio. No había ninguna necesidad de llamarlo así. Voy a esperar a lo que diga el Constitucional.

Señala que el Gobierno ha dado un giro en el discurso sobre la inmigración y que está de acuerdo con muchas de las cosas que ha dicho el ministro de Trabajo.

«La rectificación se ha producido en el discurso, es un primer paso que me parece bien. Yo he pedido una ley contra las regularizaciones masivas y creo que deberíamos revisar la normativa sobre reagrupación familiar. Es muy generosa. El Gobierno ha anunciado un endurecimiento de los requisitos para el reagrupamiento, pero sólo lo ha anunciado. Si lo hace, lo apoyaré; si no lo hace, exigiré que el Gobierno cumpla su palabra».

Y en materia de energía no tiene dudas en apoyar la alternativa nuclear. «Marruecos va a construir centrales nucleares, en Francia están en el 80% y también se están construyendo en Finlandia y en el Reino Unido. A mí me parecen bien las energías renovables, y además van a ser útiles, pero no van a servir para abastecernos. Hay que hacer ese debate. Cerrar las centrales nucleares que están abiertas sería un disparate».

«El País» hace a Rajoy una pregunta incómoda: ¿Qué le parece la afirmación de Aznar de que la foto de las Azores es el momento más importante en la historia de España de los últimos 200 años?- Que no, oiga, mire… punto. No quiero opinar. Creo que es su legítima opinión sobre un asunto que ocurrió hace cinco años y que a nadie puede sorprenderle.

Muy pocos en el PP han querido comentar la afirmación de Aznar. Mucho menos Rajoy…

José Cavero.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído