José Luis Gómez – Los destinos de Blanco


MADRID, 31 (OTR/PRESS)

El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, dedica cada vez menos palabras a su trabajo en el partido, donde le ha endosado los principales marrones a Leire Pajín, y ya se adentra en valorar las dos grandes especulaciones que planean sobre su futuro político: ser ministro de Fomento, mediada esta legislatura, y regresar a su Galicia natal, en 2013, como candidato del PSOE a la presidencia de la Xunta.

Se supone que lo haría montado sobre el AVE que él mismo contribuiría a completar desde el ministerio donde sigue quemándose a fuego lento Magdalena Alvarez.

Un periodista gallego le ha preguntado cuándo vamos a verle como ministro de Fomento y José Blanco no ha podido ser más claro: «Yo formo parte de un proyecto político que tiene un entrenador que es el que reparte juego. Por tanto, vamos a ver lo que decide el entrenador en los próximos tiempos». Más que el qué, lo que está en duda es el cuándo, que podríamos asociar a la próxima presidencia española de la UE.

Si llega a ministro, como parece desprenderse de sus propias palabras y no de meras especulaciones políticas y periodísticas, Blanco no habrá hecho más que seguir los pasos de otras personas que llevaron a Rodríguez Zapatero a la secretaría general del PSOE y a la presidencia del Gobierno. Y en su caso, con más motivos, ya que nadie hizo más que él por lo que ahora llamamos ZP.

Si Carme Chacón -otro ejemplo de ¿miembra? de la pandilla de los que le llaman Jose (sin acento) al presidente– es ministra, por qué no va a serlo el hombre que con su móvil movió Roma con Santiago para ganar el Congreso donde salió derrotado José Bono, quien, curiosamente, también fue ministro.

El entrenador tiene, por tanto, la palabra, pero todos sabemos que en ciertos vestuarios hay estrellas que influyen en las alineaciones.

José Luis Gómez.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído