Carmen Tomás – Sin norte


MADRID, 2 (OTR/PRESS)

El Gobierno ha perdido absolutamente el norte. El martes se conocían las cifras de parados registrados en las oficinas de empleo durante el mes de agosto y producen escalofríos.

Blanco dice que los españoles viven mejor y sólo algunos tienen dificultades y Corbacho que no son tan malos porque ya se preveían. Las declaraciones de ambos son para echarse a temblar y para constatar que el camino elegido antes de las elecciones sigue su curso y que a día de hoy la negación de la crisis sus efectos perversos sobre el empleo está igual de vigente en declaraciones y agendas de miembros del Gobierno o del Partido Socialista.

Si a esta gente que nos gobierna el hecho de que cada día de agosto 3.325 personas se hayan quedado sin trabajo no les parece letal, es que se han vuelto locos. Y lo que es peor y suena aún más duro, más de 500.000 trabajadores se han quedado en el paro en el último año. Total más de 2,5 millones de personas están en paro. Y a más a más, la Seguridad Social ha perdido en doce meses casi 150.000 afiliados. Datos como los de agosto no se veían en una década y esta caída ha afectado tanto a la construcción, como la agricultura como a los servicios. También han bajado en agosto las contrataciones.

Con esta cascada de datos malísimos que reflejan la crisis en la que está metida España, es inexplicable que desde el Gobierno se siga en la postura del avestruz y engañando a los españoles con el cuento de que todos nuestros males vienen del exterior, fundamentalmente de Estados Unidos, cuando precisamente el crecimiento allí ha sido bueno en el segundo trimestre porque han hecho algunos deberes o a las materias primas, cuando comienzan a remitir los precios.

En todo caso, lo peor es que al no querer reconocer ante los ciudadanos que se ha mentido al por mayor, no se están adoptando medidas correctoras relativas al mercado de trabajo y a otras como la competencia o la dependencia energética. El cuento de que el Gobierno no va a recortar las políticas sociales ya no debería creerselo nadie. Lo que deberían hacer es tomar medidas que fomenten la actividad y por tanto la creación de puestos de trabajo, o al menos que no se destruyan.

Dice Zapatero que va a ir al Congreso. Ya era hora. Pero que lo haga para decir la verdad, para reconocer los problemas y con un plan de choque debajo del brazo creíble y que genere confianza. Nos sobran más declaraciones engañosas y nos faltan medidas que reconduzcan la situación a medio plazo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído