José Cavero – Zapatero con los banqueros


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

La otra versión posible de la noticia, «los banqueros con Zapatero», supondría una identificación política que probablemente no cuadra a la banca, la gran banca, generalmente independiente del poder político y no adscrita a filiaciones concretas.

Botín se ha llevado siempre bien, o incluso muy bien, son el gobierno de turno. Otros banqueros relevantes han tenido mayores complicaciones precisamente por el hecho de que habían sido designados por un Gabinete anterior, y el siguiente se ve en la necesidad de someterlo a la correspondiente prueba.

Pero lo cierto es que Zapatero mantuvo ayer un encuentro insólito con los grandes de la banca, tres banqueros de la gran Banca y otros tres banqueros de Cajas, con excepción de Botín que estuvo representado por su consejero delegado. Las portadas de todos los diarios han ofrecido esta importante noticia política económica, el encuentro en la Moncloa, así como sus probables efectos para los ciudadanos, que empezaremos a tener más garantizados nuestros depósitos. Pero, sobre todo, señalan los diarios que Zapatero ha invitado a las seis entidades reunidas a buscar respuestas a la crisis. Los pone a trabajar… Y lo hace en vísperas de su mucho más anunciada, y probablemente más difícil, reunión con el líder de la Oposición, Mariano Rajoy.

Se pueden buscar las ventajas, pero también los inconvenientes de este encuentro con el selecto grupo de invitados banqueros: Francisco González de BBVA, Isidre Fainé de La Caixa, Miguel Blesa de Caja Madrid, Alfredo Sáenz de Santander, Angel Ron del Popular y Braulio Medel de Unicaja. Algún medio destaca que fue un encuentro improvisado, aunque algún medio informativo ya lo había anunciado el domingo. Se mencionan las ausencias de Botín, Solbes y Mafo como demostraciones de esa improvisación urgente. También ha podido sorprender la presencia de Unicaja, como Caja que no está al nivel de las otras dos invitadas. Pero posiblemente se pensó en una tercera que «compensara» a las de los dos centros neurálgicos de la economía española, Madrid y Barcelona. En el resto no parece haber quejas: están todos los que son, con los matices que cada cual quiera añadir.

Y luego, la utilidad del encuentro: ha servido para insistir en la solidez y solvencia de nuestro sistema financiero, que no parece ser cuestión baladí en los tiempos revueltos que corren en los mercados financieros. Sobre todo, ha servido para señalar que los depósitos de os ciudadanos españoles tendrán, en adelante, mucha mayor garantía del Estado, aunque para establecer la cantidad definitiva se quiere esperar al debate y eventual decisión de los ministros de Economía y Hacienda de los 27 miembros de la Unión Europea. Algún medio informativo había dado por hecho que de esta reunión saldrían algunos otros acuerdos de relieve, como que el Gobierno-Estado se haría cargo de las deudas de los grandes bancos con la condición de que reactivaran el flujo económico, hoy bastante atascado, mediante la concesión de créditos e hipotecas, sobre todo a pequeñas y medianas empresas y a particulares. Si se trató sobre estas cuestiones, tal vez lo sepamos en los próximos días. Era lo que cabía esperar…

José Cavero.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído