Te lo dije


MADRID, (ABC)

Siempre me han cargado esos tipos con aire bienintencionado que –justo el día que metes la pata hasta el corvejón- te dejan en evidencia, restregándote por la cara que ellos ya habían avisado.

Aún a riesgo de que me metan en el “club de los cenizos”, cuyos miembros se caracterizan porque inician cada conversación entonando como un mantra la frase “ya te lo advertí”, quiero subrayar que avisé.

No he sido el único, ni el más notable, pero quede constancia de que hace casi un año, coincidiendo con la ampliación de la Unión Europea a 27 países, escribí en estás mismas páginas que íbamos por el camino equivocado.

En un momento en el que eran un clamor los partidarios de incorporar a Turquía a la UE, afirmé rotundo que si nos planteamos Europa como un mercado, el asunto tenía un pase, pero que si la concebimos una comunidad de valores, principios y libertades, íbamos de culo.

Lo ocurrido estos días ha venido a darme la razón.

No ha hecho falta una hambruna bíblica, una huracán antillano o un conflicto bélico de envergadura. Ni siquiera que la gente pierda calidad vida, sueldo o bienestar.

Ha bastado una crisis financiera, unos cuantos sustos en los bancos y un ataque de pánico en las Bolsas, para que el delicado, opulento y sofisticado edificio comunitario se resquebraje hasta los cimientos.

Éramos concientes de que carecíamos de Política Exterior común y de Política de Defensa colectiva, pero seguíamos aferrándonos al euro y al espejismo de que íbamos – desde Suecia a Malta pasando por Luxemburgo- en el mismo barco económico.

Eso ha valido para las maduras, cuando todo era crecimiento y bonanza, pero han llegado las duras y la estampida ha sido de las que hacen época.

Empezó Sarkozy convocando a París a los tres gordos: Alemania, Gran Bretaña e Italia. Siguió después Irlanda, haciendo trampas con la garantías de sus bancos. El resto ha sido un histérico “sálvese quien pueda.
A ver si aprendemos de una vez por todas que, cuando se trata de dinero, suelen pesar más los intereses que los sentimientos. Y que el dinero no lo es todo en la vida.

ALFONSO ROJO

TIENDAS

TODO DE TU TIENDA FAVORITA

Encuentra las mejores ofertas de tu tienda online favorita

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Alfonso Rojo

Alfonso Rojo, director de Periodista Digital, abogado y periodista, trabajó como corresponsal de guerra durante más de tres décadas.

Lo más leído