Rafael Torres – No es Bush


MADRID, 27 (OTR/PRESS)

Si Obama decepciona cuando sea presidente de los Estados Unidos, no será tanto por las promesas que incumpla como por las exageradas esperanzas que su victoria electoral suscita en el mundo. Obama, como sabe cualquiera que siga algo la campaña americana, no dice gran cosa, esto es, ni alude a las grandes cuestiones (pobreza, Irak, corrupción institucional…), ni concreta la política que haría en relación a las otras, de modo que con lo que encandila a la gente, aparte de por ser negro pero no demasiado, es con el hecho, en apariencia indiscutible, de que no es Bush. Ni McCain, su replicante.

Aquí ocurrió algo parecido en las penúltimas elecciones generales, las de 2004: el gran bagaje de Rodríguez Zapatero, su imán, su idea-fuerza, su glamour, era no ser Aznar, por mucho que con quien se enfrentaba en las urnas era con Rajoy, su replicante por entonces. Es verdad que al principio, cuando oxigenó la democracia y la vida política que su antecesor tenía estranguladas y al borde de la asfixia con su despotismo y sus delirios de grandeza, Zapatero resultó ser algo más que el no-Aznar, o sea, un tipo normal, educado y dialogante, y que la inmediata retirada de la tropas españolas de Irak supuso un insólito acontecimiento de palabra cumplida, pero no lo es menos que se fue acomodando poco a poco en el confort de la contrafigura, en no ser Aznar únicamente, y que España, salvo en lo económico, que está peor (con el dinerario Aznar también lo estaría), es la misma que entonces, con las mismas taras, complejos, atrasos, excesos y carencias. Con Obama me temo que está ocurriendo y va a ocurrir algo parecido, con la particularidad de que el desengaño será planetario cuando con su acceso al poder no mejore la economía internacional, ni se haga nada contra la imparable destrucción del aire, del agua y de la Tierra, ni se desmantele Guantánamo, ni se reparen las devastaciones de la brutal invasión de Irak. Obama es negro, sí, y no es Bush, no; pero ahí empieza y termina, me temo, la cosa.

Rafael Torres.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído