José Luis Gómez – El chocolate de los loros


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

Distintos medios de comunicación de Madrid y Barcelona -también de otras partes, como este diario- han puesto esta semana sobre la mesa datos más que reveladores de los gastos exagerados de algunos servidores públicos en vehículos oficiales y despachos. Y seguramente se puede aplicar el mismo adjetivo a la paga de miles de asesores de esos mismos altos cargos. Los analistas macroeconómicos suelen equiparar tales gastos con el chocolate del loro y puede que tengan razón en algunos casos. Pero, en otros, el problema está tanto en la cantidad de chocolate como, sobre todo, en el número de loros.

La situación descrita afecta ya a casi todos los partidos y ha puesto en el punto de mira incluso a políticos sin mala fama previa en ese sentido. Tales serían, por ejemplo, los casos del alcalde de Madrid, el popular Alberto Ruiz Gallardón; del presidente de la Xunta de Galicia, el socialista Emilio Pérez Touriño, o del presidente del Parlamento de Cataluña, el independentista Ernest Benach, a quienes sus flamantes coches oficiales les han hecho derrapar en medio de la tremenda polvareda que fueron levantando.

Es posible también que haya en España políticos con sueldos bajos para las altas y complejas responsabilidades que asumen y, si es así, habría que corregir las precariadades. Lo que no es de recibo es que lo que no cobran en nómina lo gasten en aparentar, máxime cuando sus altanerías las pasean delante de todos los ciudadanos, los únicos paganos de caprichos inexplicables y ante los que sólo cabe disculparse, como hizo el catalán Ernest Benach. En el fondo, tampoco es tan complicado arreglar todos estos líos: se trata de ajustar los gastos en asesores, comidas, regalos y viajes. Y en chocolate, claro.

José Luis Gómez.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído