José Cavero – ETA, de plena actualidad


MADRID, 9 (OTR/PRESS)

Hay bastante coincidencia entre los expertos de la lucha antiterrorista en que la banda ETA no está en sus mejores tiempos, ni mucho menos. Es cierto que tienen capacidad de ocasionar muertes, y que han estado a punto de hacerlo en atentados aún muy recientes, como el de la Universidad de Navarra, en Pamplona. Pero no parece menos cierto que hay una evidente falta de unión en la dirección, y que las peleas interiores entre esos mandos están conduciendo a una revisión profunda de objetivos por parte, tanto de los propios comandos, como, en mayor medida aún, de los seiscientos presos etarras distribuidos en las cárceles españolas. Las distintas versiones que hoy recogen varios de los dominicales permiten llegar a ese tipo de conclusiones: quedan unos cuantos fanáticos radicales empeñados en mantener, contra viento y marea los principios independentistas de la banda, pero se obstinan en una lucha que han comprobado durante ya cuarenta años que no les conduce a otra parte salvo a prisión.

Empezando por la amplia crónica de «El País», que señala, en primer lugar, que la ruptura de la tregua ha abierto en ETA una fractura que ha llegado a resquebrajar el propio núcleo dirigente. Varios de los responsables de aquellas negociaciones con el Gobierno están ahora mismo «encausados» por la propia banda, y el ex líder y negociador en esa tregua, Thierry, está suspendido de militancia. La división interna, asimismo, recorre Batasuna, lo que ha impulsado a Otegi, Díaz Usabiaga y Tasio Erkizia a impulsar una plataforma propia, sin contar con ETA. Por su parte, y según el mismo relato, las bases están reclamando atentados selectivos contra el PNV…

Por su parte, se cuenta en las páginas del diario «El Mundo» que las Juventudes de ETA admiten que sus centros son fumaderos de porros, y que la gente sólo quiere fiesta, mientras Segi reconoce, en un documento interno incautado a un detenido, sus dificultades de captación y que en muchas localidades ha renunciado al activismo por esa pasividad de los jóvenes. Las ilegalizaciones y los muchos años de hostigamiento estarían conduciendo a esa situación.

Por el contrario, en los otros dos diarios en los que hoy se hace mención a planes y propósitos de la banda, se mencionan eventuales proyectos de actuación de los terroristas: En «ABC», se relata que la banda estaría planificando una ofensiva de violencia callejera en suelo francés, y que una asamblea reciente de la banda descarta, por el momento, atentar en Francia para evitar una mayor presión policial. También la crónica de «El País» se refiere a la situación de ETA en Francia: ETA sigue sin ser una prioridad para Francia, mientras los franceses acusan a España de desmedido afán publicitario, mientras dos grupos de kale borroka amenazan al Gobierno de París… Y, en fin, según la crónica de «La Razón», el comando que fue desarticulado recientemente en Navarra pensaba atentar el 20-N contra el Monumento a los Caídos en Pamplona…

Con todo, es evidente que la banda sigue reclamando atenciones continuas y que es preocupación ante la que no conviene confiarse un segundo.

José Cavero.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído