José Luis Gómez – El problema de España


MADRID, 9 (OTR/PRESS)

La banca española no tiene un agujero como otras, pero eso no quiere decir que su sistema financiero no tenga problemas. España ha financiado el crecimiento de los últimos años endeudándose en el exterior, ya que su ahorro interno es insuficiente. Por tanto, debe mucho dinero que tendrá que devolver a entidades de otros países. ¿Cuál es el problema? Digamos que es doble: de plazos y de cantidades. De plazos, porque es muy improbable que todos los bancos y cajas de España puedan devolver lo que deben en las fechas marcadas, y de cantidades porque lo que se convino que valía dos en realidad ahora vale uno o uno y medio. No se trata de un agujero, sino de un problema de valoraciones, que habrá que renegociar con un poco de calma pero sin pausa. Otros sistemas financieros de países igualmente desarrollados lo tienen peor porque donde dijeron que había dos hay cero.

De este tema, entre otros, se hablará en la gran cumbre de Washington, donde el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se juega su crédito político y el crédito económico del país al que representa. También se hablará de los riesgos que corren las empresas y los bancos occidentales de caer en manos de árabes y otros inversores de países como China, India y, en menor medida, Rusia. Infinidad de bancos y multinacionales cuestan hoy en Bolsa cuatro duros y eso es un riesgo tremendo para Occidente; sobre todo, para su descontrolado sistema financiero.

No es la primera vez que sucede que inversores árabes y japoneses se hacen con empresas emblemáticas de Estados Unidos y de algunos países europeos, pero en cambio son escasas las experiencias de incursiones de ese tipo en los capitales de los grandes bancos occidentales. Es lo que explica, entre otras razones, que muchos Estados hayan salido al rescate de sus bancos de bandera. Porque, no nos engañemos, no se trata de que no haya dinero en el mundo -sin ir más lejos, las arcas de los árabes están repletas-, sino de que a Occidente le aterroriza perder el control de sus finanzas, y máxime ahora que están hechas unos zorros y que se compran a precio de saldo. Hizo bien el presidente Rodríguez Zapatero en pelearse por estar en Washington y hará aún mejor si regresa a Madrid con ciertas garantías para el sistema financiero español. Lo demás se irá resolviendo con dificultades y poco a poco, pero seguramente se irá arreglando.

José Luis Gómez.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído