Cayetano González – La suerte de Zapatero


MADRID, 10 (OTR/PRESS)

Hay algunos que piensan que Zapatero nació de pié, queriendo con ello significar la suerte que suele acompañar al Presidente en algunas de sus actuaciones políticas. Es verdad que en julio de 2000 fue elegido secretario general del PSOE por sólo diez votos de diferencia respecto a su principal oponente, José Bono; es verdad que en marzo del 2004 ganó unas elecciones generales cuando nadie daba un duro por él, aunque hay que señalar que tanto el brutal atentado del 11-M como la nefasta gestión del mismo que hizo el Gobierno de Aznar y el aprovechamiento del PSOE ayudó a ello. Pero la suerte no llega sola; hay que buscarla y trabajarla. Y en eso, el Presidente es un maestro.

Un último ejemplo ha sido su persistencia y constancia para conseguir estar el próximo sábado en la cumbre de Washington. Al final, lo ha logrado, eso sí, gracias a Sarkozy, que todo el mundo sabe que es muy amigo de Aznar y Acebes, pero que se ha portado con Zapatero. Aunque nadie se engañe: estas cosas no son gratis y el Presidente galo tendrá perfectamente pensado como le pasará factura al nuestro. Será una factura concreta, en especie, en forma de inversión económica de España en algún producto francés. Y sino, al tiempo.

Zapatero estará en Washington con voz y voto y eso, por encima de cualquier otra consideración, es bueno para España. En una cumbre en la que se va a repensar el sistema financiero internacional había que estar. Al Presidente no le vendrá nada mal, para paliar el desgaste interno que está teniendo por la crisis económica, hacerse la foto junto a los principales líderes del mundo. Pero también debería sacar alguna conclusión respecto a lo que ha sido su errática política exterior desde que llegó a la Moncloa y, sobre todo, de que a Estados Unidos -sea quien sea su Presidente- no se le puede hacer el feo que protagonizó cuando permaneció sentado al paso de la bandera americana en un desfile militar por el Paseo de la Castellana.

Y por si el logro de asistir a la cumbre de Washington no fuese ya una buena noticia para Zapatero, encima Barack Obama le llama por teléfono el viernes por la noche para agradecerle el telegrama que nuestro Presidente le había enviado felicitándole por su elección. Aunque hay algo de esa conversación que no cuadra: cuentan desde Moncloa que duró diez minutos. Pero a tenor de la lista de temas que dicen que hablaron y teniendo en cuenta que lo tuvieron que hacer a través de un intérprete, o bien utilizaron el infinitivo o quedaron, que es lo más probable, en verse dentro de unos meses en la Casa Blanca para seguir hablando.

Y mientras que Zapatero está todo ufano, el PP ¿a que se dedica? Pues el gran mensaje que ha salido en las últimas horas desde el principal partido de la oposición lo ha protagonizado su secretaria general, María Dolores de Cospedal, calificando de «cobardes anónimos que reman en contra» a aquellos diputados populares que se muestran críticos con la actual dirección popular. De verdad, Zapatero tendrá suerte, pero también habrá que reconocer que ni a Felipe II se las ponían tan fáciles.

Cayetano González.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído