Agustín Jiménez – Zapatero va a Hollywood


MADRID, 11 (OTR/PRESS)

Lo español es ya tan importante que al huracán que se ha estado paseando por el Caribe le han puesto Paloma y su comentarista en la CNN se llama Lola Martínez. Estas cosas cuentan en el palmarés de las naciones. En cuanto le deje el huracán, Zapatero va acudir a Estados Unidos a leer un texto de Caldera en la primera reunión en la que participa España entendida como grandísima potencia. Van a reorganizar la creación y nos necesitan.

Cuando se enfadaba con su magnífica voz de flauta, Aznar, seguro que sin quererlo, adoptaba las entonaciones de Felipe González. Muy dentro de sí, ZP debe de sentir un punto de envidia por su antecesor, quien, según refiere él mismo y mantienen su propia familia y diecisiete o dieciocho de sus partidarios, colocó al país que lo sufrió en los consejos de administración. Zapatero el bueno va a conseguir lo mismo pero con justicia y sin hacer daño a nadie. Asiste a un tinglado que ya han comparado con Bretton Woods y saldrá un poco (la reunión, no Zapatero) en la CNN.

La gente cree que la CNN es la cadena de televisión donde ocurren las cosas. Cuando no ocurren, la cadena utiliza la fantasía. Al cerrar la campaña de Obama, la CNN teletransportó a su estudio por holograma a una reportera, que apareció como la princesa Lea en «La guerra de las galaxias». La CNN también saca de continuo a una farándula variopinta que prueba que el poder, o el dinero, es multipolar en la era del post-Bush. En un par de horas de emisión, salen los misterios de la India y los de la patria de Sandokan; salen Croacia y Montenegro; sale «la ruta de Noe», el señor del arca, que era de Armenia; sale una urbanización árabe, presentada, como casi todo lo demás, por el exzivago Omar Shariff; sale un banco de Nigeria sin el cual es imposible hacer negocios en Africa; sale diez veces Varsovia, que al parecer es la cuna de la cultura pasada y los negocios futuros; y salen un chico del tiempo con nombre y acento hispanos y Lola Martínez, hablando de Paloma. Zapatero sale poco pero ahora empieza su carrera.

Para labrarse fama, la reunión de Zapatero va a ser complicada. A ZP le presta una silla Francia, que también iba a invitar a Holanda, cosas de la eurozona, y a Checoslovaquia, próxima presidencia europea. Por supuesto, estarán los países pesados, Alemania, Inglaterra, el chiringuito de Berlusconi, la exAmérica de Bush, nuevos países que arrasan y exigen prebendas, como Brasil, o los países asiáticos que, creciendo con dos dígitos y dos carrillos, han acumulado esas fabulosas montañas de divisas que ahora valen tan poco. Y estará el Fondo Monetario Internacional, con otro francés al mando, que desea cobrar importancia pero sin ceder un ápice de la estructura actual. Para triunfar en esa batahola, ZP se ha armado con un texto de Caldera y un consejo de Rajoy: hay que devolver la seriedad a las finanzas. Rajoy es el único que comprende que la calle se moja cada vez que llueve.

En cuanto salga de su reunión, ya de político importante, a Zapatero le van a pedir dos cosas a cambio de haberle prestado la silla. Su amigo Nicolás de Francia le va a pedir apoyo para seguir mandando en la eurozona a titulo personal. Su amigo Barack de América va a pedirle más tropas para Afganistán. Entre grandes habrá que ayudarse.

Agustín Jiménez.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído