Pedro Calvo Hernando – Obama y Zapatero


MADRID, 11 (OTR/PRESS)

El presidente Zapatero tiene el horizonte más despejado, si no fuese por el dolor por los dos soldados españoles muertos en Afganistán, hecho que debería llevarle a la reflexión sobre qué pintamos en ese país, como tantas veces tengo escrito y otras dicho a él de modo más directo. En ese país asiático las cosas van de mal en peor y nuestra presencia se diluye en las brumas sobre la legitimidad de una intervención internacional llena de ambigüedades y contradicciones, sin contar con la presión negativa de las muertes de inocentes producidas por el Ejército USA, sobre todo en la población civil, lo que envenena más a la insurgencia y a la población en general.

Pero al presidente español se le despeja el horizonte con el triunfo electoral de Obama, con el que tiene ya química, poniendo fin a una larga etapa de vejaciones por parte de George Bush como venganza por un comportamiento de Zapatero que al final los hechos han reconocido totalmente como el más correcto y el más cercano a los postulados de la paz mundial. Con Obama ahí, Zapatero va a ganar en peso internacional, pues es uno de los mandatarios más cercanos a él ideológica y moralmente, como se ve claramente al contemplar la trayectoria y la filosofía de ambos. Eso es así, por muchas que sean las añagazas de Rajoy, que pretende ahora convertirse en un pregonero de Obama, cuando él y su partido no han sido otra cosa que repetidores de Bush y de los frustrados aspirantes republicanos a la presidencia y vicepresidencia.

Y ahora Zapatero, con su silla asegurada el día 15 en Washington, ya puede dedicarse, como lo hace, a medir la temperatura de las fuerzas políticas, sociales y económicas de España, para trasladar a esa cumbre una síntesis de las propuestas e inquietudes de todos. Una cumbre a la que seguramente hemos sobrevalorado todos, empezando por Zapatero. Es evidente que lo prioritario son las familias y las pequeñas y medianas empresas, es decir, los trabajadores españoles. Esto último es elemental, pero vivimos en un mundo en que las obviedades no parecen tan obvias.

Pedro Calvo Hernando.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído