Fermín Bocos – Clamoroso silencio


MADRID, 8 (OTR/PRESS)

La indignación provocada por la soflama del diputado de ERC Joan Tardá -«Muera el Borbón», «El Tribunal Constitucional es un tribunal corrupto»- es notable, pero no generalizada. Ha hablado José Bono, presidente del Congreso al que el diputado Tardá tildó de caradura y sinvergüenza, pero ni desde el PSOE, ni desde el Gobierno, ni desde la Generalitat, se ha escuchado voz afeando las palabras del mencionado personaje.

Sí, hemos oído, en cambio, al inefable Gaspar Llamazares echando un capote a un tipo que venía de injuriar al Jefe del Estado y al presidente del Congreso imputando, de paso, un delito de corrupción ¡nada menos que al Tribunal Constitucional¡. Si reparamos en que el diputado Tardá presidió un mitin en el que un grupo de jóvenes quemaron un ataúd rodeado por una banda en la que se podía leer la palabra «Constitución», el silencio de los dirigentes del Partido Socialista -socio de ERC en Cataluña- se torna clamoroso. Tanto que invita a formular en voz alta una pregunta: ¿Mantendrían el mismo mutismo sí, pongo por caso, en un mitin de otro partido, alguien hubiera organizado un acto para dar a las llamas un ejemplar del «Estatut» mientras el orador remataba su discurso pidiendo la muerte del presidente de la Generalitat?

Tengo para mi que frente a ése supuesto al señor Zapatero, al señor Montilla o al señor Alonso -portavoz parlamentario del PSOE- les habría faltado tiempo para comparecer ante los medios tachando -con razón- de «fascistas» a quienes así hubieran procedido. Pues eso mismo: un acto fascista es el que animó o consintió el diputado Tardá. Un acto fascista y, de paso, un intento de falsear la Historia de Cataluña porque ha tratado de justificar su arenga y su ucrónico «¡Muerte al Borbón¡» diciendo que se refería a Felipe V. Como cualquier estudiante de Bachillerato sabe, la Guerra de Sucesión fue un enfrentamiento entre dos bandos igualmente monárquicos: unos apoyaban al pretendiente de la Casa de Borbón (Felipe V) y otros al archiduque Carlos de la Casa de Austria. Nada que ver, pues, con la República.

Volviendo a la almendra del caso: el silencio del PSOE ,tengo para mi que de seguir así ,dejándose llevar por sus ataduras parlamentarias (en este caso la alianza con ERC) y no condena y se aleja de este tipo de agresiones políticas, el partido del Gobierno estará sembrando una semilla de perdición. Primero se pierde la razón ,después crédito y, por último, el poder. Al tiempo.

Fermín Bocos

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído