Fernando Jáuregui – Siete días trepidantes – El año en el que dominaron las encuestas


MADRID, 3 (OTR/PRESS)

LOS DESPROPOSITOS DE UN LEHENDAKARI.- Pensando que así le será más fácil desembarazarse de la presencia en los actos de la campaña de Zapatero y Rajoy -aliados objetivos, aunque de manera tácita, en su contra-, el lehendakari Ibarretxe ha decidido convocar las elecciones autonómicas vascas el mismo día que las gallegas, que ya estaban convocadas con antelación: el 1 de marzo es la fecha. La fecha en la que presumiblemente se acabará el mandato de Ibarretxe, que ha cometido todos los deslices políticos posibles y ha dado alas al entendimiento en Euskadi de los dos rivales políticos nacionales, los socialistas y los «populares».

Un alto responsable del Partido Nacionalista Vasco, a quien sería difícil considerar como bien conectado con Ibarretxe, reconocía en privado hace algunos días que el jefe del gobierno vasco tiene a mucha gente descontenta: a la mitad no nacionalista de la población vasca, a los abertzales, a los periodistas en su mayoría -cosa a la que coopera no poco su «aparato» de prensa-, a los empresarios, a sus hasta ahora socios de Eusko Alkartasuna y a una parte del PNV. Todos estos sectores piensan que el lehendakari ha cometido grandes despropósitos, entre ellos el de convocar una consulta que todos sabían que no iba a celebrarse, caso que, de ocurrir, dijo, provocaría que él se marchase. Bien, la consulta no se ha celebrado y él no se ha marchado, sino que, más bien al contrario, ha convocado las elecciones lo más pronto que ha podido, irritando a sus «amigos» del Bloque Nacionalista Galego con la coincidencia de fecha entre las dos elecciones autonómicas.

Tengo para mí que las encuestas -encuestas, siempre encuestas: con ellas en los medios hemos inaugurado el año político- que dicen que, por primera vez, el País Vasco está preparado para recibir a un lehendakari no nacionalista, es decir, al socialista Patxi López, pueden verse corroboradas por los hechos. A López le apoya, sin decirlo, pero sin fisuras, el «nuevo» Partido Popular vasco de Antonio Basagoiti, le apoyan las confederaciones de empresarios, los trabajadores de UGT y Comisiones, una parte de Ezker Batua y mucha gente sin adscripción definida que está harta de la forma de hacer de los nacionalistas. O, más concretamente, de los nacionalistas representados por Ibarretxe, o por Egíbar o, allá desde las brumas remotas, por Arzalluz. Algunos libros de próxima aparición van a dar la medida, me parece, de hasta qué punto andan revueltas las aguas del histórico peneuvismo.

…Y ETA, A LO SUYO.- Lo «suyo», en el caso de ETA, es seguir con el coche bomba, como el que, el último día del año, explotaba ante la sede de la televisión autonómica vasca, en Bilbao. No les gusta, ya se sabe, la libertad de expresión. Y menos aún puede gustarles el cambio que, como decimos más arriba, podría darse en Ajuria Enea. Terminaron mal el año los chicos y chicas de la banda del horror, y mal van a pasarlo en este 2009 si se cumplen los augurios y se mantienen, que se mantendrán, la eficacia del Ministerio del Interior y de la cooperación francesa.

LOS SAGRADOS SONDEOS.- Pero hablábamos de encuestas. Conocemos alguna más de las que se han publicado estos días, y todas caminan en la misma dirección: los socialistas ganarían si ahora se celebrasen unas elecciones generales. Hasta es posible que ganen, como decimos y dice el Euskobarómetro, en el País Vasco -ayudados por el PP- y en Galicia -secundados por el Bloque y contra el PP-. Si las cosas se les diesen muy, muy bien y pese a que Juan Fernando López Aguilar, el cabeza de la lista, es muy poco conocido, ganarían hasta en las elecciones europeas, para las que el PP aún sigue sin anunciar al líder de su candidatura. ¿Año triunfal, pues, para Zapatero, que, encima, hasta sale bien parado en las encuestas cuando preguntan por su índice de popularidad? Pues increíble, dicen algunos comentaristas, pero, a pesar de todo lo que llueve, podría ser que sí.

Claro que tendrá que sortear muchas dificultades, convencer con la chistera de los conejos del mago a los presidentes autonómicos, conquistar -es un decir- a Obama y hasta, milagro de milagros, sortear los zarpazos de la crisis económica, sin que nos apercibamos de que estamos endeudando a nuestros hijos y nietos. Pero Zapatero, ayudado por el adormecimiento de la oposición, por la liquidación virtual de Izquierda Unida, por el bajo momento de los nacionalistas, por el «qué le vamos a hacer» de los banqueros y por el temor general al cambio de una población que hace suya la máxima ignaciana de que en tiempo de crisis es mejor no hacer mudanzas, encara, es la verdad, un 2009 que en teoría le sonríe algo más que a usted o a mí. Por poner solamente dos ejemplos.

Aunque ya digo: en este año van a pasar muchas cosas y no todas ellas, digo yo, convendrán a los designios de ZP.

Fernando Jáuregui.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído