Fermín Bocos – La guerra de los Goya


MADRID, 2 (OTR/PRESS)

«Camino» no triunfó en la taquilla pero sí en la Academia. De la guerra civil a las fobias de religión. Los Goya marcan la tendencia -o la deriva- hacia donde apunta la fracción progre (mayoritaria) de la Academia. «Los girasoles ciegos -la película de José Luis Cuerda que partía con más «nominaciones»- se quedó en el camino y la ganadora fue «Camino», la interpretación que el director Javier Fesser hace del peculiar microclima espiritual que envuelve a quienes viven en la órbita del «Opus Dei».

Nada que objetar sobre la interpretación de los actores premiados: tanto Carme Elías, la protagonista, como Jordi Dauder, actor de reparto, resultan convincentes. Lo mismo que Nerea Camacho -la muchacha premiada como actriz revelación. Fesser, el director, acredita talento pero no es menor el exhibido por Alex de la Iglesia en «Los crímenes de Oxford» -que sólo obtuvo dos «goyas»- o el del ya mencionado Cuerda y su adaptación de la estremecedora novela de Alberto Méndez. Por no hablar de la película de José Luis Garci que, sin duda, merecía algún premio.

En el patio de butacas «Los crímenes de Oxford», una película al uso de las que se hacen en Londres, ha sido un éxito. En ese registro, «Camino» fue un fracaso. Aquí, la historia de nuestras fobias políticas o religiosas interesa más a los intelectuales y a la clase política que al personal. Hasta hace poco, para los creadores españoles de cine, la guerra civil «vendía»; este año -quizá sea cosa de la crisis- los académicos han cambiado de guerra. El público, como digo va por otro camino.

Fermín Bocos

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído