Fernando Jáuregui – No te va a gustar – En campaña


MADRID, 2 (OTR/PRESS)

Así que ya estamos, de hecho, en plena campaña electoral, tanto en Galicia como en el País Vasco (a veces también parecería que lo estamos en Madrid, pero no). Los candidatos, excepción hecha del actual lehendakari, se dan garbeos por los foros madrileños, por esos desayunos cada día más influyentes, invitan a almorzar a periodistas de la capital y se dejan caer por los más diversos programas radiofónicos y televisivos. Tienen también en su agenda viajes por Europa y América, por aquello de la importancia del voto de los emigrantes y, sobre todo, como es natural, patear el terreno propio, ciudad a ciudad, aldea a aldea en los mitines de siempre.

Lo que no hemos visto aún son mensajes nuevos, ni una asunción de que los electores tienen derecho a saber con quién se pactará después de los resultados para orientar mejor la elección de su papeleta. Ni las nuevas técnicas han irrumpido, como se esperaba tras la famosa campaña Obama-Hillary, en los avatares gallegos y vascos, ni tampoco se ha pacificado la cuestión, el tema siempre polémico, de los debates en las televisiones. Ignoro cómo quedarán finalmente las cosas, pero parece que, al menos en Galicia, el actual presidente de la Xunta no quiere debatir a solas con su principal oponente, el «popular» Núñez Feijoo, sino que pregona un debate «a tres», incluyendo al actual vicepresidente, Anxo Quintana, del Bloque Nacionalista. O sea, dos contra uno.

He ido escuchando a la mayor parte de los aspirantes, vascos y gallegos, y ya digo: ninguno me ha sorprendido por la originalidad de sus planteamientos, por la sinceridad de sus propuestas. Son gentes correctas, sin duda honestas, pero cuyas líneas maestras difieren como el día y la noche de esos que nos han hecho hablar de la «nueva era» del tantas veces citado Obama: hablar en directo a la gente, olvidando popes intermediarios y toda esa caterva de personajes influyentes, incluidos los mediáticos, a los que nuestros políticos de acá suelen dirigirse. Olvidando al ciudadano.

No es que yo esperase muchas cosas revolucionarias en unas campañas electorales que deberían inscribirse en esa nueva era y que sin embargo tanto me recuerdan a las muchas que ya hice el siglo pasado. Así que más de lo mismo.

Fernando Jáuregui.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído