Francisco Muro de Iscar – Mensaje de Jaime Garralda


MADRID, 3 (OTR/PRESS)

Jaime Garralda, ese jesuita admirable que trabaja con los que la sociedad esconde, también ha visto los autobuses que hablan de «un Dios regañón» y ácido. Y me manda un mensaje que no me resisto a transcribir. Todo lo que sigue es suyo. Tan sincero, directo, rotundo y verdadero como él. Lo suscribo. Si Dios no existiera, dice Garralda:

«Para los desterrados por las guerras; para los inmigrantes aún con riesgo de sus vidas; para los presos; para los terminales de SIDA o lo que sea envuelto en pobreza; para los enfermos de droga; para los tirados «sin techo», y para los bebes nacidos en miseria. Para los pobres, los marginados, los países hambrientos, los míseros del 4º mundo. Para todos éstos seria la peor noticia.

Nadie puede presumir de tener tantas personas viviendo en la profundidad del tercer mundo, dedicados a ayudarles para salir de la miseria, como los misioneros creyentes en el Dios Padre. Nadie sigue teniendo mártires por no separarse de sus hermanos de otra raza, otra religión, otro idioma, masacrados en luchas absurdas. Nadie tiene tantas tumbas en sitios recónditos y míseros como nuestros misioneros.

Nadie puede negar que de la unión de la pobreza de Indioamérica y el Evangelio surgió el grito más potente y limpio de auxilio con la teología de la liberación.

Y aquí en España, fueron los creyentes en Dios Padre los que desde dentro de nuestras cárceles, dijeron y dicen que los presos son hermanos; ellos fueron los que abrieron las primeras casas para aquellos desterrados, rotas sus vidas por el SIDA; ellos fueron y van a la cabeza en la lucha por gritar que no hay «drogatas», sino enfermos de droga con derecho a tratamiento medico; ellos son los que abrazan como hermanos a los de «casta inferior», los sin techo.

Y buscan, consuelan, instruyen e intentan -sin mirar demasiado a la ley, sino a la Ley – dar la mano, la comida o la cama a los que arriesgaron sus vidas para vivir aquí como esclavos.

Si Dios padre no existiera, todos estos hermanos sufrientes perderían una preciosa mano amiga, movida por un corazón que les quiere, porque les reconoce hermanos, con la fabulosa dignidad de ser hijos del mismo Dios Padre.

Si Dios padre no existiera, nadie hubiera podido enviarnos a Jesucristo, para caminar con nosotros, sin mirar jamás al que tiene más, para envidiar, sino mirando siempre al que tiene menos, para ayudar.

Si Dios Padre no existiese, pobres de ellos, y pobre de mí. Porque me dejarían sin el consuelo silencioso de mi Padre; sin la posibilidad de celebrar la Eucaristía, para sentirle, para alimentarme de amor hacia «ellos», sin la posibilidad, cuando todo te falla, de sentir que te rodea -como el aire que no veo, pero siento-, te anima, te da sentido a la vida.

Me quedaría, de repente, aplastado por mis largos años; sentiría la vejez, la tristeza, el egoísmo. No tendría la enorme ilusión que siento ahora, cuando me levanto a veces agotado y roto pero con los gritos de auxilio de mi gente, y la fuerza de nuestro Padre para que vaya con «ellos». Ellos y nuestro Padre común dan sentido a mi vida.

No tengáis problemas. El dios regañón no existe. Dios Padre Sí.

Francisco Muro de Iscar.

francisco.muro@planalfa.es

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído