José Luis Gómez – A vueltas con España – El papel de José Blanco


MADRID, 9 (OTR/PRESS)

Las personas que han llevado las riendas del PSOE tras la muerte de Franco -especialmente Alfonso Guerra y José Blanco- se han caracterizado siempre por ser los guardianes de las esencias socialistas, poner orden en el partido y dirigir las campañas electorales, a menudo, por cierto, con éxito. Rara vez hemos visto al vigía de Ferraz colocarse en posiciones moderadas, de ahí que llame especialmente la atención el nuevo discurso panorámico y templado del «número dos» del PSOE, por momentos propio del ministro de Economía cuando defiende, por ejemplo, el papel institucional de la banca ante la salida de la crisis.

Es posible que la argumentación de Blanco, al rectificar al ministro Sebastián, esté bien construida y tenga base económica, en la medida en que cuestionar el rol de la banca en España puede equivaler a derrumbar las columnas de una catedral, pero no por ello deja de sorprender su asunción por parte de la cara visible del PSOE, que se supone que es un partido de izquierdas. No habría que descartar, en ese sentido, que haya una segunda parte, asociada al propio futuro político de José Blanco, ya en clave más personal.

Pasadas las elecciones vascas y gallegas, el vicesecretario general del PSOE tiene todas las trazas de que seguirá tomando distancias del partido para hacerse con un puesto relevante en el Gobierno de Rodríguez Zapatero, donde sí ya tendría más sentido político el discurso y el estilo que viene ensayando, sin que pase inadvertido. Digamos que para él todos los escenarios están abiertos y que básicamente son tres: el Gobierno, la presidencia de la Xunta en 2013 y el sector privado, desde donde también se le ha tentado, quizá a la vista de su probada capacidad de organización.

En definitiva, no era nada fácil llevar a ZP a la Moncloa ni tampoco renovar su mandato, del mismo modo que no lo era ganar todas las elecciones cuyas campañas él dirigió.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído