Julia Navarro – Escaño Cero – «Entre la ética y la estética»


MADRID, 12 (OTR/PRESS)

La noticia de que el ministro de Justicia Bermejo y el juez Garzón coincidieron en una cacería ha provocado una autentica conmoción a la que hay que añadir que también se haya conocido que en esa misma cacería asistió el jefe de la policía judicial. El hecho en sí no tendría mayor transcendencia si no fuera porque en los últimos días se ha destapado un escándalo donde algunos personajes cercanos al PP están acusados de corrupción y tráfico de influencias. Y algunos de ellos, Francisco Correa, Antonio Sánchez o Pablo Crespo ex secretario de organización del PP gallego, han sido enviados a prisión.

Este caso tiende a ahondar en la crisis que padece el PP, afectado por otro escándalo de espías en la Comunidad de Madrid, donde consejeros de Aguirre fueron seguidos presuntamente por unos agentes que dependen de la consejera de Justicia e Interior de la Comunidad.

En resumen: el PP tiene un problema. Tiene un problema de liderazgo, porque la realidad es que en el seno del PP hay algunos dirigentes que aspiran a sustituir a Mariano Rajoy, tienen también un problema de que estos escándalos les están afectando su credibilidad, y tienen otro problema y es que en vísperas electorales es evidente que les perjudica estar en los periódicos no por su labor de oposición sino por esa guerra de espías, seguimientos, tráfico de influencias, etc, etc.

Y es que dice el refrán que a perro flaco todo son pulgas, y la verdad es que el PP en los últimos tiempos no levanta cabeza. En los últimos días desde el PP se acusa al juez Garzón, al ministro del Interior, al Fiscal General del Estado de haber hecho saltar el escandalo Correa para perjudicarles. Se olvidan que este escándalo si ha llegado a los tribunales es porque militantes del PP hartos de los tejemanejes de Correa y compañía decidieron denunciarlos.

Pero volvamos a la cacería, a esa cacería en la que participó el ministro, el juez y el policía y que le ha dado munición al PP para echar una cortina de humo sobre el tema fundamental que no es otro que el que se está investigando en los juzgados. Y vemos que los mismos que se frotaban las manos cuando hace años se filtraban sumarios seguidos contra el PSOE, son los que hoy se escandalizan de que se haya filtrado el sumario de la una supuesta trama de corrupción y tráfico de influencias que afecta a algunas personas vinculadas con el PP.

Los mismos que cada semana hacían oposición al gobierno con esos sumarios filtrados y jaleaban a los jueces que tenían en su punto de mira los casos de corrupción que se dieron en la etapa socialista, son los que hoy acusan a jueces, fiscales y medios de comunicación de estar conspirando para hacer dañar políticamente al PP.

Los mismos que subieron a Baltasar Garzón a los altares hoy quieren tirarle de la peana sin contemplaciones. Sí, son los mismos. Claro que supongo que a estas alturas de su vida al juez Garzón tanto le debe dar que le alaben como que arremetan contra él.

Pero dicho esto, hay que reconocer que desde el punto de vista estético el ministro Bermejo ha cometido un error yendo a la misma cacería que el juez Garzón. La mujer del Cesar no sólo debe de ser honesta sino parecerlo y la verdad sea dicha Bermejo ha metido la pata, ha cometido un grave error político aceptando participar en la misma cacería que el juez Garzón y que el jefe de la policía judicial en un momento en que está en marcha un procesos judicial que puede afectar directa o indirectamente al PP.

En el PSOE se han llevado una desagradable sorpresa al saber de la famosa cacería, y aunque se sienten obligados a defender públicamente al ministro de Justicia lo cierto es que le ponen «verde» y lamentan el error que ha cometido.

El PP además de escandalizarse tiene ahora un poderoso argumento en la mano para lanzar la especie de que hay una conspiración político judicial. Y es que lo del ministro de Justicia es un error político y estético, y ya se sabe que en política estética y ética van intrínsicamente unidas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído